Blogs

Ahora mismo me fumaría un cigarrito ...

Imagen de vicente50

vicente50

15/09/2018

          ¿cómo vamos de tabaco ? 
      
Dejé de fumar el 06/06/2011  
      
Estamos a 15/09/2018  
      
Llevo sin fumar 2619   Días 
      
He dejado de consumir157140   Cigarros
      
No he comprado 7857   Paquetes
      
Llevo sin gastar 31428   Euros 

                                        Pero ...no , mejor me quedo con todo esto ...

                        Ánimo a tod@s , que se puede y es mucho más fácil de lo que pensais.

                                                  Un abrazo.

ya lo tengo ....... casi casi

Imagen de loser

loser

08/09/2018

Hace  unos meses ..... creo que por Enero estaba intentando sumar dias y dias a mi decisión de dejar de fumar, lo he pasado mal por mi forma de dejarlo que ha sido sin ninguna ayuda .... faltaría más .... soy una chica del norte jajjja. Vamos que yo no tomaría pastillas para una cosa como dejar de fumar. Me retorceria de ganas y de cara al exterior una sonrisa de oreja a oreja . La mala ostia me la comía yo solita y hubo y mucha .

Mucha agua, mucha fruta, mucho yoga  y 1 año y 1 semana después aqui estoy . He dejado de fumar y lo voy a seguir haciendo . Gracias a los que habeis confiado en mi y  mucho ánimo a los que estáis en la lucha -

 

https://youtu.be/-byTiKtOrH4

19 semanas

Imagen de Anoia

Anoia

06/09/2018

Tal y como imaginaba agosto ha sido algo puñetero. He descubierto con este mi superpoder olfativo que no me molesta ni el humo de los puros -antes odioso- aunque me he vuelto extremadamente sensible a la contaminación del tráfico.

Ningún problema para salir y beber, pero el terraceo con fumadores -tabaco y mechero sobre la mesa- ha sido raro, raro, como si nunca lo hubiera dejado, como si me encontrara casual y momentáneamente sin cigarro y en cualquier instante pudiera coger un pitillo con toda naturalidad. Cuenta Rebeca en su diario que a veces se olvidaba de que ya no fumaba y sufría un pequeño shock al recordarlo. Yo no lo podía creer, ¿cómo es posible, si no pienso en otra cosa? Pues sí, cuatro meses de "no fumo", "no quiero fumar", "qué bien que ya no fumo" y a la que te despistas, o quizá cuándo al fin te relajas, la cabeza vuelve al modo por defecto de dos décadas.

Tengo claro que si alguna vez caigo será una decisión consciente, comprando hasta el mechero, nada de robar caladas o pedir un cigarro, planteamiento que ha sido muy útil durante mis dos crisis del mes:

La primera surgió tras un problema familiar reincidente, de esos frustrantes porque la solución no depende de ti. Mientras rumiaba mi impotencia me imaginaba de camino al estanco, de vuelta con todo el pack, liando y fumando uno tras otro, dejando morir las horas ahumada... un acto de flagelación inútil que solo ocurrió en mi cabeza.

La segunda ocasión me enfadé con mi marido en un concierto y quedé sola en medio del público, echando humo, pero sin cigarro. La bronca se arregló rápido, pero del intervalo me salvó mi vagancia: para llegar al puesto de tabaco debía atravesar la multitud y me daba taaanta pereza. Ni siquiera quería fumar para relajarme, no... ¡para fastidiarlo a él!: "Bah, total, me fumo uno y que se joda". Esta adicción te deja idiota

A veces creo que de joven no aprendí ciertas cosas y de ahí estos automatismos mentales. Todo se arreglaba con el cigarrito y, claro, ahora

  1. No sé gestionar la ansiedad
  2. No sé gestionar la ira
  3. No sé gestionar el aburrimiento
  4. No sé gestionar la frustración

Intento aprender a manejar estas situaciones, a "saber hacer" además de "no hacer" y, ante la duda, me aferro a mantras ajenos: no me doy permisos, hago del abandono mi prioridad absoluta y lo concibo como un acto de puro amor propio, porque yo, mis niños, no tengo abuela: me quiero, me adoro, me compro un loro... y no fumo.

168 dias y sumando

Imagen de Wallace.01

Wallace.01

03/09/2018

Hola Chicos, les puedo contar que hoy llevo 168 días sin fumar, he tenido ganas el ultimo tiempo pero leves.. asi que bien todo bien.. animo que se puede..

LIBERTAAAD!!!!

Gracias

Imagen de Eme

Eme

02/09/2018

Me resulta muy útil toda la información que habéis ido poniendo en estos años. Gracias.

Tengo 45. Dos hijos. Este es quizás mi intento de dejar de fumar 100.000 o algo así. Llevo una semana, pero esta parte no es la primera que vez que la consigo. Siempre vuelvo a fumar. Uno en una fiesta, luego otro con una amiga, hasta que un día, a lo.mejor a los seis meses, compro tabaco.

 

Ahora llevo una semana. El lunes me fumé un cigarro, que me enoje por ahí. Desde entonces ni una calada. 

Lo llevo bien, pero no confío en mi.

Gracias a Dios lo estoy logrando

Imagen de Mamachan

Mamachan

29/08/2018

 Hola

Buenas noches a todos, tengo 58 años y he fumado 42 años, nunca pense que podria dejar de fumar por lo menos 1 semana, y ahora puedo decir que llevo 2 meses y 7 dias, sin fumar lo habia intentado todo, me gustaria compartir para los que aun no se deciden, que dentro de todos los metodos el que a mi me ayudo mucho fue el de " Dejar de fumar es facil " de Allen Carr, les recomiendo ver los videos, bueno pero ante todo ha sido sigue siendo la ayuda de Dios ya que sin su ayuda nada podria hacer.

Cada que me entra laq ansiedad, recuerdo que el me ama y no estoy sola en esto.

Y repito en mi mente Todo lo puedo en Cristo que me fortalese.  

gracias. Dios los Bendiga

SOS

Imagen de Martatita

Martatita

09/08/2018

Despues de un tiempo desconectada del grupo... seguía leyendo pero no solía escribir por falta de tiempo, necesito preguntaros: llevo ya algo más de 6 meses sin fumar y la maldita ansiedad no ha desaparecido ... a alguien que le haya pasado lo mismo? Me empiezo a plantear si es normal...

30 Años Fumando

Imagen de Andreal

Andreal

03/08/2018

Hola a todos les contaré mi experiencia de la manera más breve. Comence a fumar cusndo tenía 8 años imitando a los adultos, en realidad ni siquiera sabía aspirar el humo, a los 15 fue mi primer jalon a los pulmones con un cigarrillo de marca More 120s jamas se me olvida, en vez de sentir náuseas sentí la sensación mas placentera de mi vida y me creí una mujer completa, empeze por 1 diario, luego 2 diarios hasta que me enganche fijo con unos 6 diarios sin contar que cuando tomaba era una caja y hasta dos en una noche. Siempre mantuve mi vicio controlado hasta que llegue a los 30 y conoci a un novio súper fumador, fumaba una caja diaria relajado y si no lo controlaba se echaba la caja y media, ademas le gustaba verme fumar, y pues yo le seguí el juego y sin querer me enganche con una caja el y otra caja yo, todos los dias luego decidimos comprar el cartón completo para que nos durara una semana, y no les voy a mentir me sentía libre y muy bien metiendo humo en los pulmones a cada rato, y en las noches era a cada rato, llegue incluso a pararme a las 4am a fumar error una locura. Después me deje de el pero ya estaba demasiado enganchada y segui fumando mucho, luego baje el consumo a 6 o 7 diarios, en ese momento Vi como mi salud se fue deteriorando al punto que hasta hacer el amor me cansaba, todo me cansaba y era una ardor en el pecho siempre, además de dolor, trate de bajar a 3 diarios y la caja decidi que duraria una semana, despues de fumar una diaria a una semanal me sentía contenta satisfecha de hacer una buena obra para mí salud, hace dos meses que no fumo, hice un esfuerzo fisico y senti que me moria dije voy hacer la promesa de no fumar durante dos meses, hoy los cumplí... De lujo el detalle es que contenga los días por que quiero salir corriendo y comprar una caja de cigarrillos largos y fumarme en una sentada todo lo que no hice en estos dos meses. Yo amo el tabaco me gusta demasiado sueño con el esestoy enamorada de mi vicio y lo acepto, el gran detalle es que hace daño y de paso te mata lentamente tarde o temprano (que detalle no?) El punto es que me siento super saludable no me arde el pecho no me canso como ante puedo trotar, subir escaleras, correr y hacer el amor sin cansarme( que mejor que eso para no fumar más) escribo en este foro porque sin duda es una manera de desahogarme las ganas terrible que tengo de fumar, el fulano mono, lo tengo es hoy no me había pegado en dos meses si no! Hoy!!! Eso no lo entiendo espero contar mis experiencias diarias para alejarme del tabaco!!!! Espero que mi historia sirva para que las mujeres y hombres puedan leer y distraerse sin fumar besos...

 

Biblioteca tabaquil: Neurociencia y adicción

Imagen de Anoia

Anoia

26/07/2018

Durante el primer mes me dediqué a leer todo lo que caía en mis manos sobre tabaquismo y con el tiempo he ido formando una bibliografía bien maja que quiero ir compartiendo por aquí. Aviso desde ya que con frecuencia hay contradicciones entre los distintos documentos, he intentado buscar siempre la información más reciente y con respaldo científico, aunque, pese a la ingente investigación empírica sobre adicciones, especialmente con alcohólicos, parece que aún andamos en pañales.

Hoy traigo un documento de la Sociedad española de toxicomanías (2011). Neurociencia y adicción. Conjunto de artículos sobre la adicción (tabaquismo incluido) desde la perspectiva de las neurociencias, que considera que se está produciendo un cambio de paradigma en la concepción de los fenómenos adictivos. Interesantísimo el capítulo 8, "Recuperación de la adicción: perspectiva neurológica y neuropsicológica". Cito (las negritas son mías):

Contamos con evidencia empírica sobre alteraciones estructurales [41-45], metabólicas [46] y vasculares [47], que pueden estar relacionadas con los sustratos biológicos de la adicción. Sin embargo, los déficits y las vías implicadas en la adicción a sustancias son esencialmente las mismas que participan en adicciones sin sustancias (p.e. [48]), pero también en otras manifestaciones comportamentales como el enamoramiento romántico, el apego parental y el arousal sexual, entre otras [...] Algunos autores proponen recientemente que las vías que regulan los estados emocionales asociados al craving en la cocaína son los mismos que regulan las emociones negativas vinculadas al rechazo amoroso [53]. En la misma línea, la propuesta de Bechara [54] sugiere que la adicción es el producto de un desequilibrio en la interacción de dos sistemas neurales implicados en la toma de decisiones: un sistema impulsivo - la amígdala para señalar el dolor o el placer como perspectivas inmediatas - y un sistema reflexivo - la corteza prefrontal para la señalización de las consecuencias a largo plazo -, y cuya alteración se traduce en una pérdida del control sobre la voluntad. Esta formulación pone en duda la idea de adicción como enfermedad cerebral, salvo que sea también considerada como tal el enamoramiento, teniendo en cuenta el amplio paralelismo entre ambos.
[...]
Existe evidencia científica para desestimar un enfoque meramente biologicista de la adicción, sustentado en el modelo médico de enfermedad. En las páginas precedentes se ha efectuado un recorrido por la investigación científica, que muestra: (1) la remisión, el abandono del consumo, la recuperación o la extinción de la conducta adictiva es posible; (2) que esta recuperación puede ser, y de hecho es, en la mayor parte de los casos espontánea, sin requerir tratamiento médico o psicológico; (3) que la recuperación es la vía más probable de evolución de la adicción.
A la luz de estos hallazgos, el concepto de adicción puede ser considerado una alteración, en gran medida reversible, del funcionamiento cerebral, que implica prioritaria, pero no exclusivamente, al cortex frontal. Cada sustancia presenta características propias en relación con las alteraciones cerebrales asociadas, pero ello no puede atribuirse en exclusiva a factores farmacológicos (las alteraciones neurobiológicas no requieren el uso de sustancias, p. e., adicción a Internet, al móvil o al juego), sino que deben tenerse en cuenta los condicionantes ambientales, la consideración legal de cada sustancia, las imágenes sociales sobre cada una de ellas, la subsiguiente presión diferencial para el abandono del consumo, factores nutricionales vinculados al abuso de sustancias y el estrés asociado, como causa y consecuencia, al proceso adictivo.
[...]
Algunos autores han denunciado el hecho de que casi la totalidad de la investigación sobre adicciones se ha centrado en los aspectos vinculados a la patología, pero muy pocos se han interesado en los procesos de recuperación. Así, White [101] estima que un cambio en el foco de atención de los investigadores y los políticos, desde lo patológico hasta la recuperación de la adicción, representaría un cambio de paradigma del que podrían beneficiarse los afectados, [...]

Son documentos orientados a investigadores, así que el lenguaje puede ser un poco árido, pero hay cosas realmente interesantes. Se puede descargar en pdf en este enlace: Neurociencia y adicción

Ya tienen lectura para el verano MacBook Air

Tres meses y preparando el veranito

Imagen de Anoia

Anoia

25/07/2018

En unas horas cumpliré tres meses y puedo afirmar que fumar ha desaparecido completamente de mi rutina; como no tengo tabaco en mi entorno es mucho más fácil olvidarlo. Pese a todo aún hay ocasiones en que pienso "esta es una situación en la que antes habría fumado", y si me empeño en agarrar esa idea me invade la melancolía, pero hay en ello cierta voluntariedad y complacencia en la autodestrucción, como rascar la costra de una herida que aún no ha terminado de curar, aún sabiendo que no debemos. Sigo entrando a diario para leer los viejos blogs, siempre encuentro alguna reflexión interesante, pero me pregunto si no debería intentar olvidarme definitivamente y escribir sólo para celebrar alguna fecha señalada.

La ansiedad y los problemas de concentración no han desaparecido, sí noto mejoría, pero muy, muy lenta; ya no me duele tanto la mandíbula, que sigue algo tensa; mis sesiones de estudio son más largas. No sé a quién leí que esto era como un huracán, el mono físico pasa rápido, pero los daños que causa permanecen más tiempo. Si hacen falta años para recuperar los pulmones y el corazón, no veo por qué iba a ser distinto para las funciones cognitivas (memoria de trabajo, control de la impulsividad), que ya no carburan solas sin nicotina. Otras drogas te fríen los sesos para siempre.

Las diferencia con el segundo mes es que ahora pensar en fumar para arreglar esos problemas está fuera de mi esquema mental, de la misma forma que no se me ocurriría beber Whiskey o fumar canutos si tuviera problemas para dormir, y eso que hablamos de drogas que 1. Dan sueño 2. No me han causado adicción hasta la fecha. Como no soy adicta no pienso en ellas antes que en tomar una valeriana o un vaso de leche caliente.

Otra curiosidad: vuelve a apetecerme mucho más tomar café, que me había estado quitando los últimos años. La cafeína es adictiva y yo tomaba mucha; para mí un día sin café significa un dolor de cabeza horroroso. Ahora sólo bebo "uno" (una cafetera de tres tazas) por las mañanas , pero últimamente siento el tirón después de comer, o incluso por la tarde-noche. Algo me está diciendo el cuerpo. En fin, una cosa cada vez.

Le he dado una nueva oportunidad a la meditación; en vez de agobiarme con si la hago bien o mal me la planteo a mi manera, en su sentido más literal de "pensar". Nada de vaciar la mente o contar respiraciones: me siento con la espalda recta, cierro los ojos y durante 20 minutos dejo que las ideas vayan y vengan a su aire, sin intentar moldearlas o darles un orden, como si viera pensar a otro. A veces termino más relajada, otras no, porque algún recuerdo me trae emociones muy intensas. En cierta manera reemplaza al cigarro en una de sus viejas funciones: el momento de reflexión en soledad, igual que este diario.

Como digo, fumar ya no pertenece a mi vida cotidiana; el problema es que ahora viene todo un mes de "no cotidianidad", voy a España y la excepción será la norma, seguiré estudiando pero tendré mucho tiempo libre, mucha playa, mucha terraza y muchos fumadores cerca, así que recupero la estrategia inicial y planifico las contingencias:

  1. Visualizaciones: Me imagino de forma realista las situaciones en que pienso que me apetecerá un cigarro pero no fumo (esto lo saqué de la web de una psicóloga con consejos para relajarse y afrontar los miedos).
  2. Lista de lecturas absorbentes y revistas de pasatiempos: me pasa siempre que cuando por fin puedo leer tranquila ya he olvidado qué libros me interesaban y acabo aburrida, fumando y mirando el móvil o con cualquier otro bodrio que cae en mis manos por casualidad. Cuando lleguen los tiempos muertos tendré a mano varios para elegir. También me gusta mucho echar el rato con crucigramas y sudokus, ahora ya no necesitaré hacer malabarismos con el boli, la revista y el cigarro.
  3. Deporte: ya busqué un gimnasio. En la playa y la piscina más nadar y menos baño de sol.
  4. Limpieza dental: esto lo hace la gente los primeros días después de dejarlo, pero en España me cuesta casi la mitad y es una motivación añadida.
  5. En casa de mi madre no entraré en el cuarto donde fuma y tendré siempre infusiones y chicles o caramelos a mano.
  6. Moderar el alcohol para no acabar piripi y deseando un cigarro. Beberé solo claras y tintos de verano, o alternaré con limonadas y té helado, que también me gustan mucho. Así mantengo el control sin pensar que me estoy quitando otra cosa más.
  7. Voy a contar a todos los familiares, amigos y conocidos que me encuentre que lo he dejado.

Otros aspectos de en mi vida podrían ir mejor, pero con el tema dejar de fumar estoy muy satisfecha.

Distribuir contenido