Blogs

Día 22/04/2001

Imagen de Rebeca

Rebeca

21/04/2001


19:43:45

Hoy hace treinta días que lo dejé. ¡Un mes!. ¡Mi primer mes!. Estos pocos días que he estado fuera, han hecho gran parte del trabajo las pastillas. A mí me entran más ganas de fumar cuando me sacan de mi rutina. No ha ocurrido esto, excepto en momentos clave: llegada a los lugares a visitar, pensamiento profundo en que el tabaco está en el bolso y voy a fumar. Desilusión total porque es mentira, no lo llevo y no voy a volver a fumar. Y los cafés... los voy a dejar definitívamente, cuanto más bueno está, más ganas tengo después de fumar. Voy a tomar tilas. Aunque no he estado nerviosa. Lo de ir con exfumadores ayuda mucho, los ceniceros se retiran de la vista en todos los lugares. Ninguno los usamos. Caramelos acción vapor sin azucar, cada día un paquete. Necesito tener un sabor muy fuerte en la boca, así no es necesario el chicle. Cada día que pasa hay menos ocasiones en las que recuerde mi vicio (pasado). Sigo dándole gran parte del mérito a las pastillas, es la tercera vez que dejo de fumar y está siendo la más fácil.

Día 19/04/2001

Imagen de Rebeca

Rebeca

18/04/2001


13:29:16

Día siguiente al horrible, algo menos malo. Tengo que reconocerlo, no estoy como ayer. Quiero hacer una aclaración, yo estoy tomando Zyntabac igual que podía tomar Quomen (creo que es el nombre), ambos medicamentos son iguales, hasta en el precio. Los dos son hidrocloruro de bupropión. Así que lo importante es la fórmula, no el nombre del producto. Quizás tendría que haberlo dicho desde el principio, pero lo olvidé, elegí Zyntabac, y debí necesitar mentalizarme en la genialidad del producto, para mí no podía haber nada mejor en el mundo que estas pastillitas para dejar de fumar, que tanto me iban a ayudar. Ahora ya está claro que son lo mismo las unas que las otras. Lo importante es tener fe en éllas, pero con cuidado, a veces necesitamos nuestra propia fuerza. Y si no que me lo pregunten a mí, que ayer casi me dá algo...las pastillas estaban en mi cuerpo, liberándose de manera prolongada, como el resto de los días y en cambio tuve que poner de mi parte más que nunca.


21:25:18

Está terminando otro día más, todavía con peligro de recaída, pero me he dado una alegría: he cenado y al terminar no me he acordado del tabaco. Eso es nuevo, hasta hoy siempre tenía presente el acto de fumar después de comer cualquier cosa. Todavía ahorro más, no sólo es el tabaco, en el cual llevo desde que lo he dejado unas quince mil pesetas de beneficio económico, sino que además no puedo tomar todos los cafés que quisiera, máximo tomo dos al día, de esta manera sólo sufro dos veces al terminar cada taza (sin querer ahorro). Cuando entro a un bar sólo tomo zumo de tomate o agua, casi en ninguno tienen ese zumo. Lo que hay que tomar es zumos en general, pero yo si no hay, prefiero agua, que también está muy recomendada, con eso hago vida social. Antes no bebía alcohol, ahora no debería porque con la medicación antitabaco no se puede. No fumo, casi no bebo café, me alimento más saludáblemente, no bebo alcohol,bebo litros y litros de agua . Sólo tomo chicles y caramelos sin azucar, para descargar la ansiedad. Sigo, sobre todo por la tarde, con las mezclas de caramelos y chicles que son horrorosas, se hace una pasta... Seguro que pasará pronto. Mañana me voy de fin de semana con tres personas más, dos exfumadores y un no fumador. Este equipo me ayudará mucho. El lunes escribo qué ha ocurrido con el tabaco de las narices.

Día 18/04/2001

Imagen de Rebeca

Rebeca

17/04/2001


13:25:02

Creo que son veintiseis días sin fumar. Hoy las cosas no van bien, mi vida es la de siempre, pero no así el impulso que tengo hacia el tabaco. Estoy irritable por este motivo, salto a la primera de cambio y es que me ha desesperado sentir este "mono" repentino e inesperado. No es como al principio, entonces sabía que duraría medio minuto cada uno y luego pasaría hasta el siguiente golpe. Esta vez es una angustia constante, es una sensación que me está durando varias horas, espero superarlo. No confiar sólo en las pastillas, sino también en mí. Es casi doloroso. Si puedo, esta noche explicaré cómo voy. La persona de apoyo no se encuentra a disposición, nadie puede hacer nada.


20:42:42

Por hoy he superado todo lo que he tenido que soportar. Ahora ya estoy mucho mejor. Eso sí, he tenido que usar otra vez chicles que me sientan fatal para la mandíbula. A ver qué me depara el día de mañana...

Día 17/04/2001

Imagen de Rebeca

Rebeca

16/04/2001


18:30:42

Veinticinco, ¡esto es genial!. La vida ahora es ya otra cosa. Me canso menos, no me he engordado, respiro hondo, ahorro para otras cosas. Vamos que no puede ir mejor. Los movimientos involuntarios veremos qué tal van, hoy, nada de nada. La vista menos borrosa (me he echado el colirio). Hoy es un día especial, siento que estoy ganando yo la batalla. Veo personas por la calle fumando, yo fumaba mucho también circulando, y reconozco que tengo suerte de no necesitar ir con el cigarrillo por ahí. Ya me parecía que quedaba mal, daba mala impresión, ahora lo encuentro patético.

Día 16/04/2001

Imagen de Rebeca

Rebeca

15/04/2001


10:53:51

Veinticuatro días sin tabaco. ¡Qué ahorro!. ¡Qué liberación!. ¡Qué felicidad!. Quedan momentos, que dramatizo, son esos en que mi mano se desliza por el bolso, buscando..., hasta que soy consciente de que no llevo cigarrillos, ni fumo, entonces, me siento caer por un abismo, durante unos segundos. (Ya he avisado que dramatizo con facilidad). Aunque no miento en absoluto. ¡Cómo huelen las personas que fuman!, toda su ropa se impregna, su cabello y por supuesto su aliento. Otro buen motivo para no fumar, que tengo ocasión de comprobar a cada instante. Ya me he comprado el colirio para crear lagrimas artificiales, por el problema de que se me secan los ojos, parece un efecto secundario de Zyntabac, espero se corrija pronto, porque veo borroso, con nubecillas de por medio. Otro efecto secundario de esta medicación, que voy notando cada vez con más frecuencia, es el de ciertos movimientos involuntarios. Al principio de ocurrir se producían sólo al estar tendida y despierta.Ahora cuando tecleo en el ordenador, cuando dibujo, al escribir a mano, más cuando estoy despierta echada. Ya lo expliqué otro día, pero es que la situación va a más.

Día 15/04/2001

Imagen de Rebeca

Rebeca

14/04/2001


20:09:00

He salido cuatro días de vacaciones. Mejor el trabajo, para mí, me sienta mejor que el relax. Me refiero naturalmente a los deseos de fumar. Se han incrementado en estas fechas. La medicación que tomo ha habído días que parecía no existir. Sólo hay un momento al día en que recuerdo Zyntabac, al despertarme, tengo y digo "tengo", porque me siento obligada, ligada, enganchada quizá a tomarme esta pastillita, si no me levanto y me la tomo, sólo pienso en eso, acostada. También es cierto que es muy agradable despertar y no tener ningún deseo de fumar, yo era lo primero que hacía al poner el pie en el suelo, fumar. Eso es obra de Zyntabac. Tiene sus pegas, por ejemplo he notado estos días, desde que llevo un tiempo tomando las pastillas, la vista como si tuviera una nube, es debido a que las mucosas de mis ojos se han secado, tengo el ojo muy seco, resulta molesto. Mañana voy a ver si con un colirio se me pasa. Las vacaciones no han sido buenas porque a la gente que me rodeaba le apetecía fumar mucho, creo que más aún que cuando trabajan. Podría decir cuántos y de qué marca se los han fumado todas esas personas, delante de mí. Veo los paquetes como tentaciones a mi alcance. Pienso, si no me vieran me encendería uno, pero estando todos delante...tengo que resistir. Sé que todavía tengo mucho peligro, pero como aprecio lo bueno que obtengo y cada día lo valoro más espero superar el riesgo de caer de nuevo. No me gustaría tener una recaida, sé que me desanimaría mucho.


20:16:30

Quiero decir, además, que hace veintitres días que no fumo. Las fechas que aparecen no coinciden con los días que he pasado sin fumar, sino con el tiempo que llevo con el tratamiento para ese fin. Quería aclararlo por si alguien lee estas páginas, sin ver el principio, sin saber cómo hay que tomar Zyntabac.


20:31:35

Otra ventaja que tiene para mí esto de no fumar es no estar permanéntemente envuelta en una nube de humo.¡Eso si que molesta a los ojos!, mucho más que la sequedad que padezco ahora como efecto secundario. Estos días que he estado fuera de la ciudad, he contado con una persona muy especial, que ha sido mi apoyo a distancia, además no ha fumado nunca, es mi hijo mayor. Es muy importante tener una persona que te ayude en esos momentos que pareces no poder más. Por el móvil le pedía con mis mensajes una llamada suya, nunca me ha fallado. También cuento con una amiga muy especial que tengo gracias a internet, a la que no conozco personalmente, pero quiero muchísimo. Ella me ha dado muchos ánimos, por el móvil estos días, porque no teníamos este nexo de unión de internet. Cuando me envia mails nunca olvida nombrarme, con todo su cariño, la hazaña que estoy haciendo.


23:12:18

Quiero decir, además, que hace veintitres días que no fumo. Las fechas que aparecen no coinciden con los días que he pasado sin fumar, sino con el tiempo que llevo con el tratamiento para ese fin. Quería aclararlo por si alguien lee estas páginas, sin ver el principio, sin saber cómo hay que tomar Zyntabac.

Día 11/04/2001

Imagen de Rebeca

Rebeca

10/04/2001


10:00:37

Dieciocho días, no ha estado mal. He pasado el día sin problemas. Duermo bien, decían que producía insomnio. Claro que como yo no puedo pasar el tratamiento sin un ansiolítico, quizá por eso descanso bien. Llevo unos días en los que noto una especie de espasmos musculares, hoy lo he sentido especialmente viendo la televisión. No es gracioso, pero todo puede serlo si le buscamos la chispa, mis músculos se contraían involuntariamente, yo aflojaba, relajaba. Así durante toda la película que ví en la tele.


16:48:57

He coqueteado con un cigarrillo, al mediodía, poco antes de irme a comer. Lo he tenido que tirar a la segunda calada, placer nulo. Va muy bien, cuando tengo mucho afán por fumar, beber mucho agua, pero mucha. Me siento mejor. Sigo sin perder de mi boca los caramelos más fuertes que encuentro con cero calorías, para no engordar. Me han dicho que cuando mastico chicle lo hago con tal saña, que parezco una “pastillera”, yo no sabía que este grupo de enganchados a otras drogas mascaban chicle. Pues sí, así que encima de dejar el vicio parece que estoy enganchada a otra cosa.

Día 09/04/2001

Imagen de Rebeca

Rebeca

08/04/2001


11:30:22

Diecisiete, ya, son muchos. Creía que estaría mejor ahora, tuve días al comienzo del tratamiento con Zyntabac, en los que prácticamente no tenía mono, en cambio hoy después de llegar tan alto...pero no quiero verlo como una montaña que hay que escalar, mejor como un camino a recorrer ,que unas veces va para arriba y otras para abajo, pero es siempre el mismo camino.

Día 08/04/2001

Imagen de Rebeca

Rebeca

07/04/2001


20:44:18

Dieciseis, ya son dieciseis!!!!!. Tampoco es tan fácil, se recuerdan bien y pasan lento. Hoy Domingo, otra vez vida social, sólo unas horas por la tarde. El resto del día en familia, no me ha dado problemas. Lo de la vida social, sí, me he juntado con un montón de fumadores, se me han echado encima, me han apabullado a preguntas, me han criticado hasta por llevar un caramelo en la boca. Aún no tengo esta fase superada, a lo mejor ninguna, porque me he enfadado con todos, me he mostrado irritable, y apenas les he dirigido la palabra, mientras fumaban y fumaban. Mi marca favorita, todos, por cierto. He leido por ahí que si el equilibrio emocional de la persona que deja de fumar no es perfecto, sus problemas se agravan, eso me preocupa, tengo un caracter depresivo y estoy notando un bajonazo... A ver si va a ser peor el remedio que la enfermedad!. La nicotina me animaba, me animaba mucho. Dirán que es falso, pero es bien cierto.

Día 07/04/2001

Imagen de Rebeca

Rebeca

06/04/2001


9:31:56

Me parece mentira, pero llevo quince días sin fumar, ayer me equivoqué quiero que pase el tiempo tan rápido que adelante un día. Esta mañana, ya lo tengo muy estudiado, después del café la chocolatina de premio. Lo peor es que a las cafeterias van fumadores, muchos fumadores, son sus mejores clientes. Muchos de éllos lo adornan con alcohol, pero eso no me preocupa a mí. Esos tienen dos problemas, yo sólo uno. Ver las cajetillas de tabaco por las mesas, por la barra y qué decir de las máquinas que dispensan estas cajetillas, ¡son enormes!, antes de dejar de fumar casi no las veía ahora me parecen catedrales del vicio. Me resultan tentadoramente atrayentes. Casi no las miro, sólo de refilón, pero tienen muchos y bellos colores. En casa ya se han acostumbrado a que no fume. Les parece de lo más normal, es que lo es. A mí es que me gustaría fuesen detrás de mí coreándome, ¡viva élla que ya no fuma!.

Distribuir contenido