Recaídas: La vuelta al redil.

Imagen de Antonio Simón Mauri
Antonio Simón Mauri 1 Noviembre 2022 2 196

 

Buenos días compis. 
Hoy voy a tratar un tema que creo que es importante, cuando nos cuestionamos seguir fumando o dejarlo.
Imagino que a estas alturas ya sabréis que la adicción al tabaco se mantiene por hábitos físicos y mentales. Cuando lo dejamos, el desenganche físico es mucho más corto que el mental. En pocas semanas la nicotina ha desaparecido de nuestro cuerpo. (Una o dos semanas).
Sin embargo el mental se corrige desde el control férreo a cambiar los hábitos que nos mantenían fumando.
Si lo pensáis detenidamente, la mayoría de las personas que recaen, tras un periodo largo de abstinencia, lo hacen por causas psicológicas: La nicotina ya no está presente en el cuerpo y ya no pide reposición. 
He dicho varias veces aquí que el tabaquismo es una consecuencia de otros problemas y mientras mantengamos un ánimo basado en huir de los problemas, tambien buscaremos evasiones para huir de nosotros mismos. Esto no evita la realidad. 
(Ejemplo táctico):
" Sara es una mujer joven que fuma una cajetilla diaria. Pero lleva ronroneando dejarlo, porque tiene en mente quedarse embarazada. Sabe el perjuicio que se generará para el futuro bebé y DECIDE ser responsable. Pasa el tiempo. Deja el tabaco y da a luz felizmente una preciosa niña. Luego, tras tres años viendo crecer a su hija Nuria, vuelve a fumar por aquello de que el peligro para el bebé, ya no existe. Pero un día se le cae el alma al suelo, cuando ve, a su pequeña Nuria, cogiendo un lápiz y ponérselo en la boca, con la clara intención de imitar a su madre. Si ,si. ¡¡ El alma SE LE CAE AL SUELO!! 
Sara no podía imaginar que su propia hija de tres años, la pondría entre la espada y la pared. "Si sigo fumando, ella también lo hará" ..... "¿Para qué me sirvió entonces el esfuerzo que hice en el embarazo, si ahora la estoy poniendo en riesgo con mi mal ejemplo?"...........(Aquí los problemas personales de Sara quedan en un segundo plano).

Seguir fumando no evita la realidad ni sus consecuencias. Cualquier meta se puede conseguir si nos quitamos la venda de la indiferencia y nuestros miedos. La clave es cuestionarnos como lo hace Sara. Dejar de fumar, sin miedo, es posible. Pero esto hay que descubrirlo en primera persona. Es el primer paso para sentirte empoderado ante tu vida. Empieza a restar problemas si quieres un buen equilibrio psicológico. Porque lo contrario ya sabemos en qué acaba. Tu ánimo puede cambiar si centras tu interés en cambiar tu valor personal. Tu valor lo demuestras con la capacidad para resolver todo cuanto te complica. Esto a veces no es como queremos y las circunstancias nos hacen tropezar, pero quien busca, acaba encontrando.
Tú decides lo que vales ante tí. No esperes a que la realidad te obligue, en el borde del abismo, a tomar soluciones extremas. Fumar tiene la misma incertidumbre que dejarlo: Los efectos no se ven a corto plazo. Pero puestos a elegir, yo prefiero esperar sin mierda en mi cuerpo. El problema aquí es que sentirse bien no parece un reto, pues nada duele. Por eso muchos dejan de fumar en el borde del abismo, cuando están en verdadero peligro.
Un saludo.

Comentarios

Imagen de Laurac
hace 2 meses 3 semanas

Hola Antonio, como me gusta leer lo que escribes. 

Alla voy de nuevo, con las pilas cargadas, empecé con Tabex y con mucha fuerza.. A remontar 

Imagen de Antonio Simón Mauri
hace 2 meses 2 semanas

Gracias Laura. Vosotros me inspiráis y construimos juntos una fuerza solidaria imparable contra el monstruo. Sé que puedes hacerlo y no me engaño creyendo en tí. Ahora solo falta que TÚ creas en ti y lo hagas realidad.

Todo mi apoyo contigo Laura. A por ello, Marquesa.

Un abrazo.

Un grato saludo para todos/as.