Dejar de fumar para quererse

Imagen de Mimejoryo
Mimejoryo 30 Abril 2020 4 131

Quizá es por mi forma de ser, me funciona analizar de manera profunda las cosas hasta comprenderlas y desde ahí poder modificarlas. Así lo he hecho con el tabaco. Si bien no estoy todo el tiempo pensando en lo que ha significado para mí el tabaco, pero en momentos bien puntuales me sirve hacerlo. Ahora mismo es uno de esos momentos.

Hace tiempo que noté que las veces en que vuelvo a sentir antojo de fumar, lo suficientemente fuerte como para por un segundo vivirlo como una "necesidad", es cuando me siento triste. Sin embargo, no es siempre que me siento triste, sino cuando mi tristeza tiene que ver con sentirme no querida, no valorada, no apreciada.

No agarraré este diario de diván ni a ustedes de terapeutas. Basta con decir que en efecto tengo una huella de abandono importante, proveniente de la niñez y con la que he lidiado desde entonces. Por eso a veces me siento así, poco valorada.

He aprendido con el tiempo y con mucho esfuerzo que no necesariamente algo es de una manera porque yo me sienta de cierto modo. Pero aunque me aprecien y me valoren, hay momentos en que no puedo no sentir lo contrario. Cuando eso pasa es cuando siento ganas de fumar.

Claro, cuando fumaba me iba a algún sitio a estar sola rumiando mi tristeza fumando... Esa tristeza es especial porque está cargada de frustración y de enojo. Frustración por no lograr que otras personas me aprecien (o me demuestren que me aprecian a mí manera). Enojo conmigo porque en el fondo sé que soy yo quien no se da el cariño que insisto exigir de otras personas.

Fumar en esos momentos eran un modo de castigarme, de hacerme daño... Lo descubrí después, cuando tuve que pasar por esa situación sin fumar... Lo logré. Lo he logrado varias veces, todas las que me he sentido así desde que no fumo.

Cuando dejé de fumar lo hice pensando en que era un acto de amor por mí. Así es. Así ha sido. No soy muy buena para quererme.  No soy muy buena conmigo. Pero no fumar es desde el principio, y más en estos momentos de los que hablo, un acto de amor por mí. Es cuando me quiero, aunque sea difícil, aunque no haga todo bien, aunque a lo mejor no me quieran otros o no me quieran del modo que yo quisiera. O aunque sí me quieran, no importa si me quiero yo.

En este momento estoy triste. Comencé a escribir este texto porque se me antojó fumar (no me pasa mucho) y quise distraerme. Lo que escribí, sin embargo es cierto: dejar de fumar me está ayudando a ser buena conmigo, a quererme.   

Comentarios

Imagen de Maimai
hace 10 meses 1 semana

Todo eso tiene mucho sentido!! Y su aceptación seguro que te ayuda a que poco a poco aprendas a aceptar los momentos de tristeza sin necesidad de hacerte daño con el dichoso vicio. Ánimo con estos momentos y siéntete contenta y orgullosa de estar aprendiendo a quererte!!

Imagen de oslo
hace 10 meses 1 semana

Mucho animo, compañera. Excelente reflexion la que nos regalas. Hay que quererse, hay que permitirse, hay que celebrar. Vivimos tiempos duros, diferentes, en los que nuestro interior ha adquirido mayor relevancia y se que se puede crear un mundo maravilloso en el que, cada uno a su manera, se sienta comodo y sea feliz.

Gracias y animo. 

Imagen de alfaca
hace 10 meses 6 días

Estoy muy de acuerdo. Es un regalo tus reflexiones. 

El Sr.Nicotina era un excusa o refugio, era algo muy raro, que te "acompañaba" en los momentos difíciles. Con ese señor empezabas, acababas cosas, final de una alegría, de tristeza, del día, hasta de la ducha. Era parte de la receta y resumen de la película. 

Luego cuando no está resulta que todo es igual. Eso sí, con más tiempo, dinero y nada dependiente. Si no está no pasa nada. 

Has creado tus nuevos escenarios y es el camino. No para olvidar al Sr.Nicotina, te sirve para todo. 

Ya eres mucho mejor.

Salud

Disfrutar de otro día, gracias

Imagen de Mimejoryo
hace 10 meses 4 días

Gracias. ❤

Mi mejor versión es no fumadora