El camino para abandonar el tabaco

Mié, 03/04/2024 - 06:40

Buenos días, me he decidido a escribir sobre mis experiencias en este camino que estoy recorriendo para abandonar definitivamente el tabaco por si puede a ayudar a alguien, que como yo le guste leer experiencias de gente que está pasando por este proceso de abandono del tabaco.

Llevo 3 meses o 13 semanas, según se cuente, sin probar un solo cigarrillo, al menos despierto, porque soñando me he fumado ya varios paquetes. 

Esta es la tercera vez que hago el intento para dejar de fumar y espero que esta vez sea la definitiva, a ver si es verdad y se cumple el dicho de a la tercera va la vencida.

Las anteriores veces que hice el intento estuve 7 y 9 meses sin fumar, aunque en ambos casos estuve tonteando con el tabaco y algún cigarrillo me fumé, en una boda, en una cena con amigos, en un día de relax...y como de la.experiencia se aprende me he dado cuenta que cuando empiezas con uno es cuestión de tiempo que vuelvas a estar fumando tanto o más que antes de dejarlo, por lo que esta vez estoy decidido a no probar ni un cigarrillo más, ni un vaper ni cachimba ni nada absolutamente que me haga aspirar humo por mi garganta. Creo que es la única forma de vencer este terrible vicio hasta que al final desaparezcan definitivamente las ganas de fumar.

Después de tres meses que llevo sin fumar las ganas son casi inexistentes, aunque hay momentos en los que se echa de menos un cigarro. Lo importante es saber que aunque puntualmente aparece de nuevo el monstruo, en unos minutos vuelven a desaparecer las ganas. Después de tres meses hay incluso días en que solo se me han despertado las ganas un par de veces y de forma muy suave, aunque hay días peores. Eso sí, nada que ver con los primeros días y semanas en los que la ansiedad por el tabaco estaba muy presente y se manifestaba con  altas dosis de malhumor e insomnio sobretodo. Poco a poco la ansiedad se ha ido aplacando aunque no tanto el insomnio, que espero que también algún día desaparezca y me haga dormir del tirón mis 6 horitas.

Estoy muy orgulloso por mis 13 semanas de abstinencia y los beneficios son muchos, a nivel físico mi tos y carraspeó constante ha desaparecido, también mi voz ronca de cazallero, mi ropa huele a suavizante y no a tabaco, al igual que mi casa, mi armario, mi baño, que antes apestaban a tabaco. Mi boca no tiene el sabor típico de tabaco, mis dedos no amarillean, no hay ceniceros, colillas ni restos de ceniza por todas partes. No me siento esclavo del tabaco, no entro en pánico por darme cuenta que no me queda tabaco, tengo más dinero y mi salud mental está mejor sobretodo por lo orgulloso que me siento de seguir firme en mi decisión.

Ánimo a todos los que estáis en este proceso y a los que estáis pensando empezar a recorrerlo. No lo dudéis porque merece la pena