Hola a todos. Solo deseo ayudar. ¿ Porqué nos centramos en culpar al tabaco de nuestros propios malentendidos??

Mié, 23/06/2021 - 15:10

Hola a todos. Soy nuevo por aquí, pero el tabaco ya dejó de ser un problema para mí, hace más de 30 años. Os preguntareís como lo hice o que argumentos fueron decisivos para ser tajante y tomar una decisión que, sin ánimo de dar envidia, me cambió la vida. Os aseguro que dejar de fumar ha sido una de las mejores experiencias que viví. Sabía que me iba a costar mucho trabajo y sufrimiento conseguirlo, pero si me planteaba una visión de cambio interno, sabía que, no sólo se trataba de desintoxicar mi cuerpo...... también tenía que desintoxicar mi mente. Pude recurrir a parches, acupuntura, champix, etc etc. pero aquí mi actitud tenía que ser necesariamente sólida.....¡¡ SÓLIDA!! ....porque si inviertes en ayudas químicas pero no estás convencido de ello.....solo inviertes en algo que suplanta a tu problema, no a tu voluntad. Y es aquí donde te das cuenta que el problema no es sólo dejar de fumar, sino ENFRENTARTE A TU MANERA DE PENSAR.

Descubrí que además de las adicciones físicas, también existen las adicciones mentales. No quiero afirmar que mis conclusiones sirvan para todo el mundo, ni que haya descubierto el remedio para todos los problemas ( ya me gustaría a mí), pero sí puedo decir que, con un enfoque objetivo y sincero, puedo tomar atajos que me lleven a una solución, antes que pagar por soluciones que pueden ayudar a mi cuerpo a soportar el proceso de cambio,  pero mi mente también necesita gran convicción y eso, depende exclusivamente de mí. De hecho, fuí, soy y seré, el único que puede cambiar aquello que no me gusta de mí vida. Ni el mejor psicólogo del mundo puede hacer esto, si yo no quiero colaborar. Así pues, puedo ser mi amigo o mi enemigo, pero esto depende de mi enfoque mental y eso......lo elijo yo y por tanto lo puedo cambiar.

Un saludo a todos/as y espero vuestras opiniones.

Enhorabuena a todos los que lo estáis dejando.

Mié, 23/06/2021 - 19:02

Buen día Antonio. Te felicito y me alegro mucho de tu nueva vida, y sobre todo de querer ayudar a los demás a través de tu experiencia. Yo creo que la mayoría comenzamos a fumar de jóvenes porque se trataba de encajar, de imitar a otros. Luego entramos en su trampa, y seguramente nuestra personalidad más la vida misma nos va llevando a un camino que es difícil salir. Hay quienes nunca se lo proponen.

Yo era fumadora empedernida, uno detrás de otro, en todo momento y hasta me levantaba cada dos horas o menos por la noche a fumar. Sabia que me iba a costar, pero me lo propuse. Es el día de hoy que me cuesta. No porque dude de la decisión, sino porque mi cuerpo y mi mente, me lo pide aunque sea en forma inconsciente. Y presentó crisis de ansiedad y pánico. De a poco y con medicación va siendo más suave, pero no se van.

Opino tal cual como vos mencionas. Debemos de estar convencidos de esta decisión. Yo he pasado crisis infernales, incluso depresión pero no he vuelto a esa vida tóxica. Solo leo y escucho experiencias y consejos de otros para sentirme bien de una vez.

Por suerte hay personas que no sufren tanto. Y otras que no sabemos qué pasó con sus vidas porque mucho no documentan su experiencia.

Por supuesto, que además de estar convencida, cambiamos poco a poco nuestra forma de ver la realidad. En mi caso cualquier situación cotidiana hasta una compra en el supermercado me generaba una crisis y ganas de fumar tremenda que me tenia horas histérica. Por lo tanto fue ir superando poco a poco todas las situaciones desencadenantes, y también ir evitando hacerme demasiado problema por cosas en las que no puedo hacer nada para modificar. Que no dependen de mi. En fin, es un cambio en todo sentido. La alimentación también. Porque al engordar por nada te lleva a comer más saludable. 
En tu caso Antonio, tu proceso de abandono fue traumático? Cuando recordás que dejaste de tener esas ansias por fumar? El peso, aumentó? Cambiaste la alimentación? Es decir, qué estrategias o tips nos podes dar a los que estamos en camino?

Te envío saludos y te leo

Susana

Mié, 23/06/2021 - 22:11

Hola Susana y gracias. Me alegro sinceramente de que quieras compartir esta experiencia con todos los que aquí asistimos.

Mira Susana, yo te voy a hablar desde mi experiencia y te aseguro que leerme no va a ser un comentario al uso.

Me hice una serie de preguntas comprometidas. Las voy a recordar para todos pero advierto de su crudeza, pues no se puede huir de uno mismo cuando de verdad te enfrentas a un problema.

Comienzas a pensar ¿ Que pierdo si dejo de fumar ahora mismo, en este mismo instante? No pierdo NADA, (excepto el alivio de la ansiedad que produce el mismo tabaco que la crea).....  Entonces, según este principio, DEJAR DE FUMAR SOLO TIENE BENEFICIOS.                            Siguiendo este argumento, entonces ¿Fumar es inteligente? Pues NO, ....no lo és en absoluto. Entonces, cada vez que enciendo un cigarro......    ¿Estoy haciendo el idiota? ( No digo que lo sea) Pues es Verdad que estoy haciendo el bobo. Entonces, el planteamiento que toca ahora NO es  cuando dejaré de fumar, sino ¿CUANDO DEJARÉ DE HACER EL IDIOTA? ¿ Estoy esperando que un médico me dé un año de vida para darme cuenta del ENORME VALOR que tiene mi vida?.....,¿Qué pasa, acaso mi estupidez me impide ver que ese VALOR TAMBIEN LO TIENE AHORA MISMO?.......  ¿ Como puede tener la auto-estima, una persona que acepta hacer el idiota todos los días varias veces? Evidentemente MUY BAJA....¿ PORQUÉ? Pues porque todo el valor que le dá a su problema, se lo resta A SÍ MISMA. De hecho, cuando alguien valora más una cajetilla de tabaco que su salud, es porque su salud no la valora apenas. Bien, entonces si deseo dejar de hacer el bobo, ¿En qué razonamiento me baso para conseguirlo?: La mayoría de la gente cae en el error de creer que la libertad es el mayor valor que podemos defender. Según mi punto de vista, no es así. ¿Porqué? Afirmo que la libertad nos la puede arrebatar cualquier poder. ( Incluido el tabaco) pero siempre quedará LA DIGNIDAD......

Pero  si renunciamos a nuestra DIGNIDAD

¿QUÉ NOS QUEDA?....

¿SER PELELES DE LOS DESEOS AJENOS? Nuestra DIGNIDAD es una de las cosas que NADIE TE PUEDE ARREBATAR. 

Podemos huir si atacan a un ser muy querido, pues tenemos libertad para pensar ¡ Ahí te quedas, defiéndete como puedas!.....pero lo DIGNO es ayudarlo y defenderlo con lo que puedas aunque salga muy caro. Según este razonamiento nuestra libertad es menos importante que nuestra dignidad, pues la libertad que se usa para huir NUNCA SERÁ DIGNA. 

Esto también vale para uno mismo.

¿Libertad para fumar?.. ¿ Desde cuándo un drogo- dependiente es LIBRE? La libertad y la exclavitud siempre serán términos opuestos.

Tuvimos un primer pitillo. Nos supo a demonios. Nos mareó. Tuvimos incluso convulsiones. Pero como tocaba ser igual de bobos que el resto, había que hacer que nuestro cuerpo admitiese por narices la nicotina. Insistimos muchas veces en violar nuestra naturaleza, hasta que nuestro pobre cuerpo no le quedó más remedio que tolerarlo. Nuestra devoción para hacerlo adicto fué ejemplar, a pesar de que se negaba a admitirlo con tos, mareos etc.                              Por tanto , aquella ENORME devoción por hacer el idiota IGUAL que el resto, es un ejemplo perfecto de insistencia, que nos sirve para hacer igualmente lo mismo AHORA. Solo que esta vez toca sufrir IGUAL para dejarlo.

¿Un pilar psicológico de apoyo? Recuperar la dignidad perdida, no solo el equilibrio físico.

Propongo un ejercicio mental. Imaginad un cenicero grande lleno de colillas y agua. Ese agua  se ha vuelto un caldo amarillento, de apestoso olor a nicotina rancia. ¿Te beberías ese agua?....¡ Que asco! ¿Verdad? Pues ese agua tiene el mismo sabor y la misma mierda que  metes en tu organismo cuando fumas. Cada vez que sientas deseos de fumar, asume que te vas a beber el caldo del cenicero. Recordadlo así. Seguramente ese pito ya no lo enciendes.  

Bueno, siento la parrafada, pero debía aportar información completa. Tengo más ideas pero basta por hoy.

Un saludo grato, Susana y te invito a que sigamos en contacto. Mucho ánimo a todos/as.

 

Un grato saludo para todos/as.

Jue, 24/06/2021 - 12:05

Hola Antonio, gracias por tus reflexiones. Es tal cual como lo describes. Me encanta leerte. Y da un apoyo enorme. 
hay momentos en que tengo demasiada bronca, no puedo entender como después de tanto tiempo varías veces al día por segundos sigo teniendo craving. Además también taquicardia, tensión en cabeza y nuca y como stock eléctrico en la cabeza. Espantoso. Ni mencionar que duermo de a ratos y deambulo toda la noche, aun con medicación y todo. 
Realizo mi vida normal como si todos esos síntomas no estuvieran, y cuando no aguanto más, me siento. Respiro profundo. 
En mi caso el proceso es largo.... no sé hasta cuándo. Pero es el precio que estoy pagando. 
saludos y gracias 

Vie, 25/06/2021 - 11:28

Hola Susana. Me encanta colaborar para que todos os repongáis cuanto antes y llegue vuestro merecido descanso.                                                                   Comprendo PERFECTAMENTE como te sientes.                                                                                                                                                                                               Te pido de corazón que no me malinterpretes si te digo, que el precio que estás pagando es algo irrisorio comparado con lo que te vas a evitar. A algunos conocidos míos, hablando así de esto, les he recomendado que visiten un pabellón Oncológigo y se pregunten si desean acabar así.                                          Sé que estás luchando de manera titánica contra la tentación de recaer.....pero esto sería lo fácil, lo cómodo, lo que las tabaqueras y los Estados desean que hagas. Sé que te sientes un pelele, con una frágil voluntad, con una débil determinación. Pero es aquí donde aprendes a conocerte a tí misma y saber que, si acabas con esto, por lento que sea el proceso, SÓLO LO HARÁS UNA VEZ Y DE MANERA DEFINITIVA.  Una persona que pone toda su DIGNIDAD en acabar con este problema, sabrá que su valor se verá absolutamente recompensado. Lo sé porque mis reflexiones surgieron en momentos desesperados como los tuyos. Lo sufrí como tú, pero quería hacer de ello algo especial y me centré tanto en motivarme que comencé a escribir. A medida que las páginas se rellenaban con mis argumentos, potenciaba mi misión. Y te aseguro que cada reflexión que comparto aquí con todos, es el fruto desesperado de enfrentarme al mono con argumentos. Argumentos que me daban inyecciones tremendas de moral para insistir en SER UNA PERSONA NUEVA: Nuevo cuerpo, nuevas ideas, nueva perspectiva y hacer de vivir sin tabaco, UN PROYECTO DE VIDA. Siempre aposté por una lógica: Comprender bien un problema es consecuencia de haberlo sufrido primero y si comprendes su dinámica, sabrás como combartirlo con eficacia.                                                                                                                                   Te voy a ilustrar un poco, con tu permiso, sobre estos argumentos que me ayudaron, (Además de los razonamientos yá escritos antes).                                      Verás, todos tenemos en nuestra mente dos personas: El niño con el que nacimos y el adulto que somos. Este YO niño, es esa parte de tu mente que se apunta a todos los caprichos, las apetencias, los deseos. Luego está el YO adulto, que es la otra parte mental que negocia con ese niño lo que se DEBE hacer y lo que no. Lo que se QUIERE hacer y lo que no. Lo que se PUEDE hacer y lo que no. ¿Qué sucede cuando a un niño le das todos los caprichos del mundo y, ni le cuestionas, ni le pones límites ni censuras................... ¡¡Sucede que se vuelve UN TIRANO!!............ A ese YO niño le importa una mierda las responsabilidades que tu YO adulto tenga. Le importan una mierda tus desvelos, tus obligaciones, tus problemas.........está acostumbrado a ser complacido en todo y nadie le va a sacar de su zona de Confort. Entonces, cuando los caprichos de tu YO niño se vuelven enfermos y si no se los das, patalea, berrea, te hace sentir mal, te genera  ansiedad, dolores de cabeza, insomnio etc etc....¿Qué opciones le queda a tu YO adulto?....Una de dos......o sigues consintiéndole que te mangonée, te robe tu autoridad y te arrincone por miedo a sufrir......o te armas de valor y lo vuelves a reeducar, aunque te toque sufrir para demostarle a ese niñato mimado y consentido ¡¡¡QUIEN MANDA AQUÍ!!.....¿Que te pide fumar?......Le dices  ¡¡BASTA!!.....¿Que insiste una y otra y mil veces más?.....Pues más de lo mismo. Te aseguro que un niño se cansa antes de patalear que un adulto que le impone ferreamente su disciplina. Además, ese mismo niño que ahora te pone de vuelta y media y te envía mensajes del tipo " Fuma estúpida, total, de algo tienes que morir" o " Déjate de sermones ajenos y enciende ese pito que nos encanta a los dos"....ese mismo niño que ahora te tienta y te pone triste......es el mismo niño que dentro de un par de años, se sentirá orgulloso de su YO adulto y de la manera implacable de imponerse a NO FUMAR, cosa que ha salvado probablemente, la vida de ambos. Aquí es el adulto quien tiene que imponerse al niño y no al revés. Por tanto reeduca tu mente y a tu cuerpo con la mejor eleccion posible: Apuesta por una vida saludable y una dignidad a prueba de niñatos. Si cada vez que surge la tentación de fumar te centras en respirar profundamente, beber agua a sorbitos y distraerte con nuevos planes, lecturas o cualquier distracción que te aleje por unos minutos de la ansiedad, estás demostrando TU PROPIO CONTROL y cada vez más, irás sumando FÉ EN TÍ MISMA Y LO LOGRARÁS.   Ir al medico con frecuencia y que controle tus sintomas es una buena idea, incluso si te medica con ansiolíticos. Pero lo mejor según lo veo yo, es que todo este mérito sea solo tuyo.                                                                                                                                                                                                                                                                           Por hoy lo dejo. Dime si quieres seguir leyéndome o ya estoy siendo un pesado. Un abrazo Susana y ánimo para todos/as.      

Un grato saludo para todos/as.

Jue, 24/06/2021 - 18:36

Antonio, por supuesto que seguiré leyendo. Ayuda un montón! Gracias y por otro día más! 
saludos 

Jue, 24/06/2021 - 20:03

Hola Susana de nuevo. Me gustaría que me dijeras ¿ Que mensaje has sacado de mi comentario anterior?....¿ Que sensación tenías al leerlo? ¿ Te sentías identificada con ese símil mental?  ¿Que  comentario has notado que más te animaba a la abstención?. ¿ Eres capaz de asumirlo como un capricho tóxico? ¿ Reconoces en tí al niño cabron que te manipula? Dime algo. Espero tu respuesta. Tambien la del resto de compis que quieran comentar

Un grato saludo para todos/as.

Jue, 24/06/2021 - 22:45

Al leer el mensaje me he sentido identificada. Siento que mi mente está encaprichada en querer seguir con esa vida tóxica, como si le fueras más fácil.

De todas maneras sigo firme con la decisión y a aguantar todo lo mal que me sienta aunque pasen los meses y sigue ahí.

La manipulación la sentí al principio ahora es el malestar presente pero no me hace dudar sino que me da bronca. Quiero estar bien y tranquila de una vez?

 

Vie, 25/06/2021 - 11:07

Hola Susana. ¿ No te das cuenta del enorme  VALOR que tiene tu esfuerzo? Ya sé que esto no calma los síntomas y que a veces te pueden agobiar, pero piensa por un momento en esto, concentrate plenamente en lo que te voy a decir:  ¡¡ Estas pasando UN DUELO!! ..............                  es decir , imagina, (esto es solo un ejemplo táctico), solo imagina, que has pillado a tu pareja siendo infiel con otra persona. Y no es la primera vez que ocurre. Ha habido más. Lógicamente te sientes traicionada y decides mandárlo al cuerno. Sabes que estarás dolida mucho tiempo, le echarás de menos, odiaras estar sola de nuevo y te sentirás idiota por haber perdido tu tiempo con alguien que no te merecía. Pero TU DIGNIDAD te impone, te obliga, a no ser el juguete de nadie. TE  OBLIGAS a ser digna a pesar del dolor de la separación. Ya sabías que hibas a sufrir con esta separación,  pero ¡¡LO ACEPTAS!! y sigues adelante, a pesar de sentirte tan vulnerable ahora ¡¡ Y LO HACES!!.... Lo haces porque NO TE MERECES un trato así cuando amaste de verdad a alguien.

Con el tabaco pasa igual. Te has gastado una fortuna en amar algo que solo te hacía daño. Y cuando dices ¡¡ Basta!! el fin del tabaco te lleva a sufrir un duelo, pero este duelo es positivo, porque con el tiempo, tu cuerpo y tu mente se volverán a equilibrar y eso te lleva a que TE RECONCILIES CONTIGO MISMA. Si, Susana, en el fondo, abandonar aquello que te hace daño es una prueba de amor hacia tí misma. Es una prueba evidente de que no te has querido, mientras consentías que tú cuerpo se llenáse de porquería y callabas "tu amor propio". Pero ahora eres consciente de que todo esto sólo era un letargo tóxico. Ahora eres consciente de que la única lucha que realmente merece la pena es darte amor y luchar por ese amor para que, cuando el duelo se disipe, te sientas tremendamente orgullosa de ti misma y de haber conseguido algo que dará envidia a mucha gente. Insiste. Recuerda mis palabras. Tu mejor amiga eres tú. Un abrazo.

Un grato saludo para todos/as.

Vie, 25/06/2021 - 15:04

Buen día. Tal cual como dices, se vive un duelo. La incógnita será cuánto va a durar. En ningún momento me arrepiento ni dudo de la decisión. Pero estoy cansada....

Lo mal Que hace fumar y no nos damos cuenta, no queremos ver, yo vivía con dolor de estómago, acidez, me caía mal cualquier cosa que comía. Hoy eso casi no existe. Además de estar nerviosa todo el tiempo.

Vivimos intoxicados, dando veneno a nuestro cuerpo y mente. Eso sumado a nuestra personalidad, bomba!

En mi caso ya he contado que fueron muchos año y mucha cantidad. Un desastre 

De todas maneras hay personas que en mi misma situación no sufren tanto. 
En fin, todos los días es un desafío 

Animos. 
Saludos a todos

Vie, 25/06/2021 - 18:12

ADICCIÓN viene de ADICTUS

https://es.wikipedia.org/wiki/Addictus

ROCK THE CAMEL DRUMMM

Vie, 25/06/2021 - 22:23

Hola. Gracias por la aclaración.

Un adicto es aquella persona que depende de forma obsesiva y física, de consumir productos tóxicos o perjudiciales, perdiendo el control de su conducta por ello. Pero me gustaría detallar que las adicciones, además de ser un problema de dependencia por sí mismas, a su vez son una consecuencia de otros problemas. Por poner un ejemplo, el tabaco...¿Cuánta gente que fuma, asocia el tabaco con aliviar su aburrimiento?... hice un estudio sobre esto y resulta que un adicto puede calmar su ansiedad,(cuando baja el nivel de nicotina en sangre), con cinco pitillos diarios....Sin embargo, cada vez que se aburre, enciende bastantes más. Los llamados pitos de rutina: No te los pide el cuerpo, pero enciendes mas del doble en pasar el rato, en combatir el aburrimiento. Entonces resulta que si nos aburrimos 20 veces al día, encendemos 20 pitillos que no tienen ansiedad. Entonces según esto, la pregunta lógica NO debería ser "¿Porqué fumas si no tienes ganas?" La pregunta creo más lógica es ¿PORQUÉ TE ABURRES?........Y lo creo así porque cuando estás entretenido fumas bastante menos, incluso no fumas. En los cines no se puede fumar, pero si la película que estás viendo es buena, no te acuerdas del tabaco para nada. Por tanto, fumar sin ganas, (según este ejemplo), es una consecuencia asociada a tu hastío personal. Pero no es la única: Unas personas que se aburren buscan peleas con desconocidos, otros se desmadran con la velocidad de su coche en busca de emociones peligrosas, otros beben o se drogan para combatir sus penas o su falta de adaptación social, otros proyectan sus neurosis o sus frustraciones personales en alguien y lo acosan...en fín...hay demasiadas personas que no saben enfocar su vida de manera creativa y se castigan de manera indirecta ellos mismos o lo pagan con el primero que se cruza en su camino. Pero una adicción puede ser el resultado de una frustración crónica, por tanto lo primero a tratar es esa frustracion.   Si te habitúas a asociar el tabaco con el alcohol, el café, el nerviosismo, lo social, la soledad, la celebración etc. etc. resulta que dejar de fumar es tan difícil para muchas personas, `porque se enfrentan a un cambio drástico en su conducta pues cada cosa que hacen, les recuerda que falta el pitillo entre sus dedos y entonces se sienten vacios: La falta de nicotina hace el resto.  Por esta razón mucha gente asume que fumar forma parte de su conducta, cosa que no es en absoluto cierta. Fumar es un parásito físico y mental. Es un disfraz químico y toxico de tus pulmones.. ¿Sabíais que la nicotina se utiliza industrialmente para fabricar insecticidas?. Mucho ánimo.

Un grato saludo para todos/as.

Vie, 25/06/2021 - 22:56

Por cierto Susana. Creo que no es normal que despues de estar sin fumar 9 meses  y 25 días, (según  tu titular),sigas deseándolo y sufras por ello. Los síntomas normales de la abstinencia deberían haber desaparecido yá. Creo que tienes otros problemas de salud y los asocias con haberlo dejado. Comprendo que lo eches de menos, pero de ahí a sufrir, no es lógico. Esto que te pasa es  muy aprensivo y sinceramente no creo que tu actual sufrimiento tenga relación con el tabaco. Otra cosa distinta es que, antes fumar te hiciera mas llevaderos esos mismos problemas, aunque fumando te medicases mal. Pero analízate y piensa por un momento si puedo estar en lo cierto. La nicotina en sangre desaparece después de un par de semanas de abstinencia, así pues tu problema puede ser psicológico. Tu estado puede ser Hipocondríaco. Entiendeme, no soy un especialista pero cualquier visión distinta podría dar en el clavo. Consúltalo con tu médico. Y ten presente que ya no tienes acidez de estomago, ni te duele ni sientan mal las comidas. Entonces en algo has mejorado. Animo y un abrazo. 

Un grato saludo para todos/as.

Sáb, 26/06/2021 - 08:19

Mardel....

GIMME GIVEME  SHOCK TREATMENT!!!!!

 

ROCK THE CAMEL DRUMMM

Sáb, 26/06/2021 - 14:16

Buenos días, Putin me haces reír.

Antonio, según mi psiquiatra esta ansiedad y ataques de pánico son por abstinencia. Que a mi me esta llevando más tiempo y mi cuerpo y mente reaccionan así ante la falta de cigarrillo.

Siempre fui ansiosa, pero jamás tuve estos síntomas. Obviamente que el cigarrillo lo utilizaba como si fuera chupete. 
Y te digo que lamentablemente a esta altura de tiempo tengo craving, duran segundos. Y sé de personas que pasan años y todavía tienen ganas, seguramente serán psicológicas. Pero así es. Y te puedo asegurar qué hay ocasiones en las que me siento mal y me doy cuenta que es porque tengo ansias de un cigarrillo, cuando me pasa eso lo asumo y listo. Pero todavía pasa. No a cada rato, pero seguido, tampoco molesta mucho. Solo que estoy en tratamiento justamente por todo eso. Seguramente debemos trabajar en nuestros pensamientos y nuestra forma de ver la vida, de relacionarnos y demás. No se trata solo de no fumar y listo. 

Todo lo que explicas es así, tal cual. En cuanto al veneno que es el cigarrillo y demás. 

Yo lo que quiero remarcar qué hay muchas personas que la pasan muy mal...y recaen. Si alguien me lee yo quiero decirles que sigan...que vayan al médico y sigan la lucha. Tengo esperanza que algún día estaré bien completamente. 
Saludos a todos

Dom, 27/06/2021 - 15:20

Hola Susana. Es verdad que el mono se ceba  más con unas personas que con otras y no lo padecen igual, pero no sabía que pudiera durar tanto. Aún así, tu gran esfuerzo te hace más digna si cabe ¡¡ Bravo Susana !!
Yo fui taxista y puedes imaginar el caldo de cultivo en mi contra: El estrés del tráfico, muchas horas al volante, sueño atrasado por trastornos para dormir, un trabajo tortuoso donde los haya pues su rentabilidad se basa en dedicarle muchas horas y además ver poco a la familia, lo que suponen reproches de ésta por el poco tiempo compartido. (Estoy divorciado a día de hoy, en gran parte por ello). Pero aquella amargura que me llevó a tocar fondo, aquella incertidumbre y la soledad que pesaba como un losa, aquéllos años  perdidos de manera tan espontánea e increíble, debían ser un tremendo revulsivo en mi vida. Allá donde pude fumar más para aliviar mi duelo, donde pude refugiarme en la bebida o las drogas y abandonarme, el efecto fue el contrario: Puesto que mi esfuerzo no se valoró, ni mis desvelos ni mi celo por llevar un dinero a mi casa para disfrute de los míos, ante la injusticia de perderlos así, ME CRECÍ. En lugar de tener exceso de peso como hasta entonces, empecé a hacer ejercicio, a cuidar más mi alimentación, a no fumar y escribir "mi propia  terapia" y no solo eso, empecé a hacer encuestas a mis clientes fumadores y a tener conversaciones ricas en datos, en puntos de vistas de apoyo y a descubrir de una manera insospechada todo un mundo que estaba oculto ante mis ojos hasta ahora: 
¡La dedicación ahora era para mí! El mono ya estaba incluido en este duelo y por tanto lo iba a sufrir igual, solo que así también sacaría algo positivo cuando se marchase. A veces creo que sin el divorcio seguiría fumando. Descubrí como, un cambio tan profundo y decepcionante en mi vida me preparó a sacar lo mejor de mí y a ponerlo en práctica. Si alguna vez vuelvo a cruzarme con ellas (mi ex. y mi hija), se darán cuenta de que su abandono me sirvió para conocerme mejor. No me verán hundido y además, perdiéndoles a ellas, me encontré yo: No elegí que se fueran, pero sí elegí darme amor para consolar mi odio. Hice  muchas preguntas comprometidas a mis clientes mientras escribía aquel borrador sobre dejar el tabaco. Preguntas que no solo les cuestionaban a ellos, sino que además sus respuestas me cuestionaban a mi.
Siempre fui amable con ellos y les pedía permiso antes, pero convertí cada trayecto en una entrevista, en una conversación trascendental cada vez mas interesante. Le estaba dando a mi librito, un valor real, pues las preguntas que hacía tenían una respuesta real. Aquello era original y a mí me ayudó de manera increíble a superar el duelo y a sentirme cada vez más maduro en mis conclusiones.  ¡ ¿Cómo sino, podría explicarme hoy, de forma así de contundente? ! Muchas de aquellas conversaciones taxista/cliente fueron intensas, incluso con psicólogos que fumaban. Algunos debates fueron verdaderas batallas dialécticas,  pero cada trayecto era muy rico en conclusiones, Tenía un cuadernito repleto de apuntes filosóficos que se me ocurrían con cada malentendido que escuchaba. Al final y después de 137 páginas de correcciones y seis meses de entrega, lo concluí y lo mejor, ¡ Había dejado de fumar y había adelgazado más de 15 kilos! Esto me llenó de orgullo y supe que había hecho algo grande. Algo original y lleno de comentarios de personas desinteresadas que lo hicieron posible y convertí un infierno de soledad y dolor moral, en un gran análisis vital propio. Jamás lo olvidaré. De hecho, aconsejo a los demás que hagan algo igual y se enfrenten a sí mismos a base de leerse y verse después desde afuera. Puedes escribir todos tus momentos críticos y releérlos después: No necesitas presumir ni engañar a nadie pues es algo que haces ante tí mismo y no puedes esconderte.                                                      Susana, tu obsesión por un pito no obedece a un factor físico, pues te aseguro que si lo volvieras a encender, el sabor de la nicotina sería asqueroso, y es más un consuelo compulsivo que te decepcionará:  Asume para siempre que TU RETO es para divorciarte del tabaco, no para saber CUANTO TIEMPO AGUANTAS SIN CATARLO.

El tabaco ha muerto. No lo resucites. Sigue estoica y avanza, avanza, avanza.

Bueno, que me enrollo. Un abrazo y espero que esto sirva para dar una oportunidad a aquellos que no la ven.

Un grato saludo para todos/as.

Lun, 28/06/2021 - 06:15

Hola. Es verdad que para unas personas es más difícil que para otras, pero también es verdad que para todas es posible.

En mi caso no fue tan difícil como lo imaginé: no usé parches, chicles, medicamentos, nada... Pero entiendo que es mi caso y no el de muchas otras personas. 

Yo lo logré haciendo un razonamiento muy parecido al que hizo Antonio, sólo que me lo propuse como un acto de amor propio y me parece que esa fue para mí la clave. Sin embargo, subí mucho de peso y seguramente en parte fue porque sin darme ni cuenta sustituí el tabaco por la comida...

Aunque estoy por cumplir 2 años sin fumar, para mí el proceso habrá terminado cuando logré deshacerme de los kilos de más: dejé de fumar para tener mejor salud y calidad de vida, con sobrepeso eso no es así.

Me sirve mucho lo que dices, Antonio. Yo no tengo la más mínima intención de volver a fumar, pero aplicaré tu lógica a la responsabilidad que tengo conmigo misma de bajar de peso saludablemente. 

En este foro estaré hasta que pueda decirle a otras personas: pude dejar de fumar, subí de peso, pero pude también formarme hábitos de alimentación y ejercicio adecuados. O sea, pueden dejar de fumar y lo que suban de peso podrán perderlo.

Gracias por el apoyo y saludos.

Mi mejor versión es no fumadora

Lun, 28/06/2021 - 13:50

Hola. ¡Enhorabuena Mimejoryo por tu determinación! Y gracias por tus palabras. Ya he repetido en varias ocasiones que siempre hay una solución. Cuando no se encuentra una solución es porque se analiza MAL el problema. Pero hacerse preguntas es propio de alguien que piensa. Y cuando te haces las preguntas correctas, no sólo dejas de fumar, sino que esta determinación se convierte en toda una filosofía de vida…….lo que contestas, no sólo sirve para abandonar el tabaco, sirve para todas las cosas que hacemos…….¿Si tú mismo no defiendes tu propia vida, QUIEN LO VA A HACER POR TI?.......¡¡NADIE!! ………Entonces hacer un análisis profundo de tu manera de pensar y enfrentarte a ella con honestidad, solo puede acabar en que LAS RAZONES anulan las EXCUSAS. Y cuando esto sucede, algo que estaba dormido despierta y se convierte en el motor que siempre estuvo con nosotros, pero que nunca dimos por válido, nuestro VALOR VITAL.                                                                                                                En el enunciado de esta sección hice alusiones a los malentendidos que gobiernan nuestras ideas. Y voy a poner ejemplos. En una conversación en el taxi, con un cliente sobre dejar de fumar, éste, que era fumador,  se interesó por mis argumentos y me pidió consejo. Lo recuerdo más o menos así:   “Mire señor, le voy a pedir que participe en un experimento”. Le pedí que cogiera un cigarro y lo mirara atentamente durante unos segundos. Luego le pedí que lo tirara entero al suelo y lo pisotease. Luego le hice dos preguntas y le pedí sinceridad. “ ¿Qué ha hecho?.....¿Ha desperdiciado un cigarro…o le ha sacado provecho?....piense bien la respuesta….tómese su tiempo…..” Estuvo duditativo unos instantes. La pregunta tiene su miga. Entonces me confesó que una parte de su mente le decía que ese pito no le perjudicaría yá (Su YO adulto),… pero su YO niño replicó que lo había desperdiciado, porque nadie se gasta 5 euros en tabaco para tirarlo a la basura. Entonces  le pregunté una obviedad “Usted, en su casa,  ¿Dónde tira la basura?”….¡En el cubo de la basura, como todo el mundo! (contestó). Entonces le invité a una reflexión…¿Sabe usted que lo que pagamos por un paquete de pitillos es en realidad BASURA en un 80 %?....¿Usted se considera un vertedero de basura?...¿De verdad que usted no sabe la cloaca que está fabricando cuando fuma?....¿Su dedos amarillentos, sus dientes amarillentos, son por maquillaje? Ya sabemos que las ciudades contaminan y que ingerimos muchos agentes tóxicos por ello, pero si nuestra atmósfera tuviera tan sólo, un 20 % de la porquería que tiene ¡UN SOLO CIGARRO! ….la vida en este planeta no sería posible. En su libro, Tratado Práctico de Medicina Moderna, los doctores Herminia Galbes e Isidro Aguilar manifiestan que: un gato de 500 gramos muere rápidamente si tocamos su lengua con una varilla de vidrio impregnada con nicotina; un caballo, con la ingestión de siete u ocho gotas y un hombre, con la inyección de 20 a 160 miligramos . Con el humo de cada cigarrillo, el fumador aspira 1.5 a tres miligramos de nicotina. El tabaco actúa sobre todo el organismo. En el aparato digestivo causa náuseas, vómitos, inflamación en la faringe, el esófago y el estómago. En el aparato circulatorio ocasiona palpitaciones, arritmias, hipertensión, angina de pecho, espasmos vasculares, arteritis, infarto del miocardio y trastornos de coagulación sanguínea. En el aparato respiratorio produce tos, enfisema pulmonar y bronquitis agudas y crónicas, debido a que la función normal de defensa se halla disminuida o abolida por el tabaco. En el riñón ocasiona una intensa constricción vascular. La médula suprarrenal es estimulada y produce sustancias que actúan sobre la hipófisis posterior, la cual, a su vez, segrega sustancias hipertensoras. La nicotina es un veneno para el sistema nervioso, que actúa desde el cerebro hasta las últimas terminaciones nerviosas, inclusive ocasiona intoxicación del sistema nervioso autónomo o de la vida de relación. El tabaquismo puede originar convulsiones, depresión, ansiedad, pérdida de la memoria, disminución del rendimiento intelectual, neurastenia, temblores y dolores de toda clase. El consumo consecutivo de 5 pitillos puede causar un coma por toxicidad. ¿QUE MALENTENDIDOS IMPIDEN COMPRENDER ESTO?......algo muy simple, nuestra pereza……mientras no nos duela nada, creeremos que esto solo le ocurre a los demás. Y esta filosofía infantil vale para todo lo que hacemos. Animaros a hacerme preguntas. Mucho Ánimo para todos.

Un grato saludo para todos/as.

Lun, 28/06/2021 - 22:33

Enhorabuena!!!! wow 30 años!!!! esto es un digno ejemplazo de que si se puede!!!

Yo también lo dejé a pelo,tuve la suficiente fuerza de voluntad porque estaba supermegahiper convencida de querer dejarlo,creo que eso es lo más fundamental para tener grandes probabilidades de éxito en esta difícil lucha contra el tabaco,teniendolo tan claro clarísimo el camino es más llano aunque no lo es nunca de rosas y se necesita de un empujoncito de alguna forma para ayudar a pasar esos malos momentos que siempre aparecen,cada uno somos un mundo y lo pasamos de distinta forma pero el final es común para todos...conseguir dejar el askeroso y maldito vicio de fumar!! y lo conseguimos!!! 

Yo supongo o quiero pensar que después de tantos años ya no existe ningún tipo de añoranza tabakil,cierto?(espero que no ainsss)

Un saludo y muchisima salud!!!

Cuando uno quiere,puede.El resto son excusas....

Lun, 28/06/2021 - 23:16

Hola Valkiria. Si estás leyendo mis comentarios, sobrará decirte que soy el defensor número 1 contra el tabaco. Así pues ¡¡Ánimo a todos los guerreros y guerreras que luchan por defender su dignidad!! El tabaco es un producto Genocida. Solo merece el desprecio social. Cuando veo a alguien que lo desea dejar, noto que debo ayudarlo, está en mi conciencia, pongo a vuestra disposición todo aquello que esté a mi alcance moral para dar todo el apoyo posible. Porque fumar fué para mi algo personal basado en mantener un parásito que te lava el cerebro para su exclusiva supervivencia, sin importarle lo más mínimo la aberración comercial y los perjuicios severos que provoca. El tabaco no tiene más destino que su exterminio y todos los que aquí lo intentaís dejar, lo estáis haciendo posible. ¡¡Bravo, mi gente!! Y les digo a las tabaqueras " ¡¡ AVE CESAR, LOS QUE VAN A VIVIR TE SALUDAN !!

(He hecho muchos comentarios en poco tiempo y espero que los leais y os sirvan de apoyo.)

 

 

Un grato saludo para todos/as.

Dom, 04/07/2021 - 23:58

Hola Antonio,ya veo y ya leo,un gran enemigo anti tabaco,bravo bravisimo!! a lo que me refería es si después de tantos años,nada más y nada menos que 30 hay episodios aunque sean de 2 segundos de ese recuerdo inconsciente de haber sido fumador,de ese recuerdo de aroma,de ese me daría una ligera caladita,de ese recuerdo fugaz del piti..no sé,de algo que haga posible despertar el demonio dormido y enterrado muy profundamente y gracias por tus ánimos!!

Un saludito y muchisima salud!!!

Cuando uno quiere,puede.El resto son excusas....

Mié, 07/07/2021 - 22:39

Hola Valkiria y saludos a todos. Me preguntas si tengo alguna reminiscencia, tentación o nostalgia sobre el recuerdo de lo que fué fumar. Si has leído todo cuanto he escrito en este foro, dejé de fumar por pura convicción. He intentado recordar como me sentía cuando aspiraba ese humo y comprendo perfectamente a todos los fumadores, solo que mi manera de interpretar este problema, no se funda en una adicción que se despierte, como un imán maligno en mi cuerpo, y me vuelva a sentir indefenso y vuelta a la manipulación tabaquera. Se funda en cuestionar mi mente e identificar cuáles son los verdaderos potenciadores que me llevan a despreciar mi salud y mi vida. Cuando te demuestras a ti mismo tu valor como persona y apuestas todo tu ser, sin regateos ni dudas, no hay rival comparable con tu amor propio.....excepto que no lo tengas o hayas renunciado a él por pura pereza. Cualquier cosa que hagas en esta vida a conciencia, con todo tu ser y toda tu alma, será una muestra intachable de lo que eres capaz de conseguir sin importar el sacrificio. Si una persona centrase toda su vida en un único propósito....lo hará posible. Pondrá todo lo que tiene en ello, sin límites, sin descanso, sin ningún otro motivo existencial que lograr a toda costa SU META. Alguien con una mentalidad así, se beberá el agua del océano aunque muera en el intento. Alguien con un propósito de tal fijación moral, solo puede triunfar. Así pues, querida amiga,  te agradezco tu lectura y tu pregunta, pero esto va más allá de ser un adicto con cualquier mierda. Esto va de ser una persona con mayúsculas y saber que, te ponga la vida enfrente lo que te ponga, arrasarás y lo pasarás por encima. Se trata de fabricar recuerdos hermosos de lo que hiciste con tu vida y ser feliz con ellos. Se trata de dar el mejor ejemplo de ti ante ti. ¡¡ SER GRANDE!! porque siempre lo fuiste, pero un día de debilidad decidiste ser una marioneta que hecha humo y perdiste esa grandeza. ¿Recuerdos sobre. fumar.......? Si por mí fuera, las tabaqueras serían pasto del olvido.

No te preguntes que sentías cuando eras una víctima. Pregúntate cual es el motivo inconsciente, que te lleva a hacerte daño, cuando necesitas evadirte.

¿Porqué nadie hace deporte cuando se enfada, o toca la guitarra o ayuda a gente necesitada? ¿Acaso tenemos tan enraizado el daño que nos hace la sociedad, que acabamos dañándonos a nosotros mismos como castigo por ser sus victimas?: A UN HEROE NO LE CASTIGAN SUS RECUERDOS. Al contrario, le enorgullecen.

Ánimo a todos. Lo estáis consiguiendo. 

Un grato saludo para todos/as.

Vie, 09/07/2021 - 23:08

Hola. Deseo añadir al comentario anterior que no siento deseos de poner ningún pito en mi boca. Ni tengo tentaciones ni nostagias. Yá dejé de asociar mi necesidad de evadirme de mis problemas, con mi consuelo de envenenarme.

Quizá me resultó más cómodo que a otras personas, pero el infierno que pasé durante seis meses luchando contra ello, fué chungo de manera física, pero muy enriquecedor moralmente. Mi vida empezaba de nuevo y no debía caer en el error de resucitar al diablo.

Mi tremendo error por fumar me puso a prueba y ya no había tregua para dudas. Fué tan difícil como simple... ¡O lo dejas o sigues! 

Si deseo seguir, que sea con todas sus consecuencias ...... Si me comprometo a dejarlo.... igual...... Pero dejarlo, es el mayor desafío por recuperar, no solo mi salud, sino el control de mi mismo. Si esto no es una poderosa razón ¿Que lo és entonces?

Ser un pelele o ser tu YO más potente.

La elección se mastica por sí misma.

 

 

Un grato saludo para todos/as.

Sáb, 07/08/2021 - 12:25

Buenos días luchadores/as. Me encanta saber que lo estáis consiguiendo y que confiáis en acabar con el tirano. ¡¡Muerte al tirano!!   Hoy voy a hacer un apéndice de un comentario anterior sobre “Convicciones” y  “Creencias”.  Permitidme pues recordar que nuestras convicciones se basan en nuestras creencias. Pero ¿Que ocurre cuando nuestras creencias cambian, (sobre todo creencias que hemos asumido durante toda nuestra vida)?...¿Qué ocurre cuando nos damos cuenta que hemos sostenido convicciones que dimos como válidas y han resultado ser fiascos? Para mí sería muy fácil llevarme bien con todo el mundo, diciendo a cada cual lo que quiere escuchar: “Mira, si te hace feliz, fumar, pues coño, fuma. Si no te importa morir de un cáncer para seguir fumando, porque crees que la esencia de tu vida es el tabaco, nadie puede imponerte otras ideas porque sabes lo que quieres hacer con tu vida, eso te hace ser feliz y disfrutas con ello. Adelante, no hagas caso de los consejos que otros te dan desde su envidia, o su sentido común, cuando tú has descubierto que naciste para fumar y esta misión no lo tiene tan clara mucha gente” Luego, cuando esté postrado en una cama en fase de metástasis, podría ser sarcástico y decirle “ Lo siento mucho, siento que ya no puedas disfrutar como antes, siento que te mueras por haberte entregado a lo que te gustaba hacer y siento que enfermes y sufras así….tu lo sabías, te lo buscaste y este destino lo creaste tú”. También podría decirle a otra persona: “ Oye mira, si vas a ganar dinero fastidiando a los demás, pues chico, si esa es la visión de tu vida, adelante, roba, viola, envenena, tortura, secuestra, chantajea, estafa…….y sé feliz.” Y después, cuando sea detenido y encarcelado por muchos años en una cárcel, le podría decir con el mismo sarcasmo. “Mira siento mucho que la policía no piense como tú, te hayan encerrado por no respetar a nadie y que te hayan violado entre cuatro presos dejándote el trasero sangrando. Siento que tengas que convivir con ellos, tanto si te arrepientes de lo que hiciste, como si no……..esto es lo que ocurre cuando uno disfruta fastidiando a los demás….al final, recibes el mismo trato”……………

Entre una visión interna de hacer daño y otra igual, pero externa, la única diferencia es hacia QUIEN va dirigido ese daño. Mi pregunta es. ¿A QUIEN LE HACE FELIZ, HACER DAÑO? Creo que cuando alguien disfruta haciendo daño es porque el primero que está DAÑADO es él mismo.

Hay una frase en psicología que me encanta sobre fuerza moral: “Sé fuerte para luchar por aquello que PUEDES CAMBIAR. Sé paciente y transige con aquello que NO PUEDES CAMBIAR y sé inteligente para DIFERENCIAR LO UNO DE LO OTRO”……….                                                                                                            Nuestro diálogo interno, es decir, lo que nos decimos a nosotros mismos, tiene tres pilares básicos que ya enumeré por aquí: QUIERO, DEBO y PUEDO, (Les podemos añadir delante un NO: No quiero, No debo, No puedo).

PUEDO decirte lo que QUIERES escuchar: “¡Si no QUIERES dejar de fumar, no lo hagas!”......” (Aquí tu y yo seremos buenos amigos)…” ¡Si no PUEDES dejar de fumar, no lo hagas!” (Aquí además seremos amigos íntimos porque, no sólo comparto lo que sigues haciendo, sino que, además comprendo tu impotencia y la apoyo)… Pero no PUEDO decirte “Si no DEBES dejar de fumar, sigue así”…porque si eres mi amigo, SÉ QUE PUEDES CAMBIAR y no deseo que te mueras.  

Hasta ahora has defendido que no podías dejarlo, que no querías dejarlo, pero son excusas baratas porque la opinión de tu cuerpo no te importa y es él a quien estás fastidiando. Es como atar de pies y manos a alguien querido, taparle la boca para que no pueda gritar y hacerle daño sin posibilidad de quejarse…..este es nuestro cuerpo. Y siento decir que a nuestro cuerpo no lo podemos engañar con falsas convicciones. O lo respetamos o pagaremos por ello…No hay más. Podemos, Debemos y tenemos que seguir adelante. Seguir haciéndonos daño no tiene razón de ser. Pero si ahora sufrimos un poco para dejar de dañarlo…el fin es noble y justifica nuestro esfuerzo.       “ Ave cáncer, los que van a vivir te saludan”.  

Un grato saludo para todos/as.

Vie, 13/08/2021 - 09:56

Buenas noches luchadores/as. Gracias por leerme. “Pedro lleva un tiempo demorando ordenar el trastero de su casa. Tiene muchas cosas amontonadas, herramientas desparramadas, algún que otro kit de mueble esparcido, un montón de tornillos y tuercas en cada estantería de ese trastero, en fin. Pedro sabe que lo tiene que hacer un día de estos. “A ver si este fin de semana, me levanto un poco antes y aprovecho un rato y lo hago”.. “ A ver si no quedo con nadie y tengo una tarde libre”….”A ver si los niños se van de compras con su madre y lo dejo zanjado de una vez………. Pero el caso es que cada vez que rumia un “A ver si”, ese mismo trastero se hace cada vez más grande, más pesado, mas odioso. Y cuanto más lo demora, mas se adorna con pereza. Sabe que está planeándolo hacerlo pero le da miedo tomárselo en serio. Siempre acaba con “ Bueno, algún día…….algún día…….algún día. Y ese día no aparece nunca. Un día tiene una bronca gorda con su esposa. Al cabo de unas horas decide pedirle perdón a ella, pero en ese momento no está. ¿Y que se le ocurre para reconciliarse con su mujer?.........¡¡Se atreve a ordenar el maldito trastero para que ella valore su esfuerzo y lo perdone!! Pues, nada, manos a la obra. Después de sacar un montonazo de cosas, tirar aquí, colocar allá, organizar esto y aquello, pasan tres horas. Y después de acabar, mira con gran orgullo lo bien que ha quedado el maldito trastero  y piensa..¿Y por esta tontería me he estado yo comiendo el cerebro durante tanto tiempo?..............................¿No os parece que a todos nos sucede igual?..... Demorar una cosa en exceso, se acaba convirtiendo en una losa cada vez más pesada, hasta que nos enfadamos con nosotros mismos y en un arrebato, lo dejamos resuelto y luego nos damos cuenta de que nuestra PEREZA nos ponía una lupa enorme?...¿Cuántos de los que temían dejar el tabaco les ha pasado lo mismo? ¿Mucho miedo al mono y luego resulta que en un par de semanas, tres como mucho, se ponen relucientes con un “¡Por fin lo dejé!, ¡¡Qué manera de meterme miedo a lo tonto!!”?. Hace poco he hablado del miedo. Pero no hice referencia al miedo que tenemos a enfrentarnos a nosotros mismos. Este miedo es lógico. Cuando salimos a la calle, nos adaptamos a la hipocresía que se vive en ella, salimos arreglados, limpios, perfumados y con sonrisas de plástico para los conocidos. Pero luego llegamos a nuestro hogar, dulce hogar. Es ese sitio donde no hay que fingir, ni saludar a extraños, donde refugiamos nuestras manías sin exponerlas a las críticas y por tanto, un lugar donde estamos a gusto. Pero ¿Qué pasa si llevamos este simil a las relaciones sociales?....Sabemos cómo relacionarnos con los demás, aunque sea de manual, y estamos acostumbrados a enfocar nuestra consciencia hacia el exterior a nosotros. Pero ¿Qué nos ocurre cuando tenemos que mirar hacia nuestros adentros? Nos da miedo. ¿Por qué? Porque nos enfrentamos a lo desconocido, a nuestro yo vulnerable, mentiroso, indefenso y no sabemos si nos va a gustar como somos ni lo que vamos a encontrar. Ahí, acostumbrados a fingir con los demás, esto no es posible ante nosotros. Pero este es nuestro cuerpo, al igual que nuestra casa es nuestro hogar y está hecho para que nos sintamos cómodos en él. Por tanto, si nos dá miedo lo desconocido, aprendamos a conocernos. “El conocimiento acaba con el miedo”.  Si nos sentimos inseguros es porque no sabemos qué va a pasar. Para quitarle importancia hay que practicar. Para saberlo hay que ordenar nuestro trastero........¿PERO CUANDO?......  “ Ave Cáncer, los que van a vivir te saludan” 

Un grato saludo para todos/as.

Vie, 13/08/2021 - 15:02

Buenos días a todos los luchadores/as de este foro. Es un placer dirigirme a vosotros sabiendo que lo estáis peleando con uñas y dientes. Os deseo lo mejor. Hoy voy a ser un poco extenso, pues tengo tantas reflexiones que compartir con vosotros, que a veces me da la sensación de quedarme corto. Y no corto de vista, precisamente (Es lo que tenemos los ateos, que gracias a Dios, solo creemos lo que vemos. jajajaja). Y yo os voy a contar lo que veo en general. No pretendo faltarle el respeto a nadie. Muy al contrario, deseo ser útil y que os conectéis conmigo, aunque a veces escueza lo que digo. Pero os prometo que todo cuando digo solo tiene un propósito: Ayudaros a dejar de fumar…….palabrita de honor.  Si entendéis otra cosa, no surtirá el efecto que persigo y os suplico que me perdonéis, pues nada me frustraría más que crearme enemigos, allá donde pretendo una unidad férrea entre nosotros. Bien, dicho esto, allá voy.                           Una de las técnicas que usé en mi librito para dejar de fumar, se basó en escribir una conversación entre mi “YO NIÑO” y mi “YO ADULTO” sin censuras. Fue un arrebato que me resultó realmente interesante, porque debía poner contra las cuerdas a mi sentido común, contra mis apetencias. Creé dos figuras internas que tenían que dialogar entre ellas y escribí su diálogo. Y lo más sorprendente es que mi “YO NIÑO” representa al fumador que no desea dejar de fumar, frente al “YO ADULTO” que quiere emerger, para quitarle el poder a su adicción.  Entonces represento una batalla dialéctica para convencerme a mí mismo que DEBO DEJAR DE FUMAR. De hecho mi librito lo titulé “Si quieres, debes, Reflexiones amenas para dejar de fumar”….

Yo niño.”Mira tronco, me encanta fumar. Te lo vas a tener que montar muy bien para que desee dejarlo, y la verdad, no creo que tengas esa fuerza de voluntad, porque en el momento que  esto no me guste, te lleno de ansiedad. Yo adulto: Tienes razón, ahora mismo no tengo esa voluntad, pero aquí hay cosas que no me cuadran: ¿Te gusta el helado con sabor a nicotina? Yo niño: ¿¿¿¿???? Queeeé?.....¿Me estás vacilando?. ¡¡Eso es asqueroso!!   Yo adulto: ¿No me digas que te da asco el sabor del tabaco? YO niño: A mí me encanta el sabor del tabaco, pero en un helado no. Yo adulto: Es decir, si fumamos ¿Saboreas con gusto el helado de nicotina?  Yo niño: Mira tronco, no me líes. A mí me encanta fumar, me gusta fumar y además necesito hacerlo, porque nuestra vida está llena de basura y en algún refugio nos tenemos que sentir a gusto. Yo adulto: Entonces no está claro que fumemos por diversión. Necesitamos evadirnos de la realidad que nos ha tocado y que no nos gusta.  Yo niño: ¡¡Madre mia tronco, cómo te comes el coco!! ….¡¡Con lo fácil que es encender un cigarro y pasar de todo!!  Yo adulto: NO, “TRONCO”, NO. Esto es lo más CÓMODO, no lo más fácil.  Yo niño: ¡Vaya hombre, el lumbreras!...¿Y qué diferencia hay, si puede saberse?  Yo adulto: Cuando ABUSAMOS de nuestra “comodidad”, nos volvemos perezosos. Cuando ABUSAMOS de nuestra pereza, nos volvemos estúpidos. La humanidad entera ha dependido, desde el principio de los tiempos, de tener un líder. Alguien que ha servido de guía para establecer un orden social. Si resulta que esos líderes, en lugar de hacer bien su trabajo, se han dedicado a imponernos sus intereses corruptos, el resto, la masa social, se ha conformado con sobrevivir. Pero a su vez, esto sirve para que esta masa social delegue su responsabilidad en otros, con lo cual, lo cómodo es dejarse guiar. Sin embargo, no tiene nada de fácil inventar una pastilla que nos quite el vicio del tabaco. Y mientras tanto, nadie quiere sufrir para dejarlo. Nadie quiere sufrir para poner las cosas en su sitio. Nadie quiere ser el protagonista de la justicia, porque enfrentarse con un poder corrupto tiene consecuencias. Esto vale de pellejo para afuera. Pero de pellejo para adentro tú, mi  niño, eres mi yo corrupto y a tí si te puedo convencer. (Si se inventase una pastilla para erradicar el tabaquismo sin sufrir, el 90 % de los fumadores que piensan como mi “YO NIÑO”, dejarían de fumar).  Yo niño: ¡¡Menuda charla me estás dando!! ,¿Qué pasa?, ¿Te piensas que nunca nos vamos a morir? Porqué no te dejas de rollos y enciendes un pito. Hace más de diez minutos que no fumas, ¿Te doy ansiedad y así cedes? Yo adulto:¿Entonces estamos de acuerdo en que eres “MI YO TIRANO”?  Yo niño: Mira tronco, me importan una mierda tus valores y tu vida. Yo sólo quiero mis chuches y si no me las das, te voy a fastidiar.            Yo adulto: ¿De verdad crees que tú me puedes fastidiar a mí? Mira inconsciente, en el momento en que yo decida con “ un par” quien manda aquí, te voy a tener a dieta hasta que cambies de opinión.  Yo niño: ¡¡JA.JA.JA!! Eso no te lo crees ni tú. Vamos a ver si piensas igual cuando te cojo por las pelotas. A ver lo que duras así. Venga, venga, no te resistas más. Coge un pito que sé que lo estás deseando. Deja de hacer el idiota y enciéndelo yá. Yo adulto: Es verdad que me manipulas para que lo haga, pero el idiota lo estoy haciendo si sigo haciéndote  caso. Yo niño: No, el idiota lo haces si no te quitas la ansiedad con mis chuches. Además, sabes que podemos dejar de fumar cuando queramos. No entiendo este panorama repentino. Yo adulto: Vale, ¿Lo dejamos un par de semanas?  Yo niño: ¿Qué me dices?  ¿Qué hago con la ansiedad hasta entonces? Yo adulto: La podemos dar vacaciones. Yo niño: ¿Y quedarme sin mis chuches? De eso nada. Yo adulto: Bueno, si tú no quieres crecer, lo tendré que hacer yo por ti…¡¡Se acabaron las chuches!!

………………………………………( Fin del relato. Es bastante más largo pero es una muestra suficiente. Desde aquí podemos decidir si queremos o nó, ser adultos). Si nuestros estímulos no nos complacen, hay que analizar qué falla y eliminar cualquier tentación inútil. No podemos dejar nuestro valor en manos ajenas. No compensa. Quizá el esfuerzo por sobrevivir sea tortuoso, pero si no nos gusta lo que vemos a nuestro alrededor, tendremos que fabricar soluciones propias. No podemos seguir dependiendo de que nos usen como a cleenex. Porque entonces seremos un YO NIÑO caprichoso e imbécil al que no le importa nada más que las chuches. No puedo, es lo cómodo. No quiero tiene consecuencias. DEBO es una respuesta de deuda. ¿DEBEMOS SER NOSOTROS MISMOS, o DEBEMOS SER LO QUE OTROS QUIERAN? ......SI quieres, te lo debes. 

 

Un grato saludo para todos/as.