Lo que os ofrezco no es una opinión mía. Os ofrezco un examen de conciencia .

Dom, 05/12/2021 - 17:02

Buenas tardes luchadores/as. Hoy quiero dejaros una reflexión más que os anime a pensar. (Ya me conocéis, jajaja.)

A veces hablo con personas fumadoras y noto que se ponen en guardia conmigo por ser incisivo y dejarles sin argumentos. (Suele ocurrirme a menudo). No es que yo disfrute  encerrándoles con sus propias contradicciones: Sencillamente es que no están preparados para escuchar mis argumentos, que son siempre objetivos y determinantes y se quedan atónitos ante ellos.

Me toman como  un rival a batir porque se sienten incómodos/as cuando no pueden corregirme. Y siempre les hago saber que yo nunca estoy contra ellos/as.

Al contrario, solo pretendo que ellos/as dejen de estar en su propia contra. Esto sucede cuando me pongo en su lugar pero les llevo a que se hagan A SÍ MISMOS, preguntas que no desean contestar. Por ejemplo " ¿ Prefieres ser tu mejor amigo o tratarte como tu peor enemigo?"

Aquí entra en juego disimular con sonrisas que esconden un  "Me pilló" o sencillamente sentirse incómodos por sacarles de su zona de confort.

Cuando contestan, ser su propio amigo, les invito a que lo demuestren, dejando de fumar. Pero yo no deseo ser un intruso en sus vidas. Solo deseo que me reconozcan como una voz suya y que se hagan preguntas que les enfrenten a su propia desidia. Alguien dijo una vez que "la mayor conquista de todas es la conquista de uno mismo". Supongo que eso es así, cuando tú eres tu propio enemigo. Y digo esto porque a un amigo no le tienes que convencer de tus bondades.

¿Que opináis vosotros/as?" 

" Ave cáncer, los que van a vivir te saludan"

Jue, 09/12/2021 - 16:49

Hola Antonio,

totalmente de acuerdo contigo, pero como fumadora que he sido, te digo que no es fàcil ese planteamiento. Como se suele decir, todo desde fuera se ve de otro color.

UIn fumador (yo que lo fui) ante esa pregunta, en un % muy alto, lo que provoca es malestar con uno mismo y un sentimiento interior crispació, enfado y decepción con uno mismo, por lo que se toma el camino de "Rival a batir".

Todos los fumadores son y hemos sido nuestros propios enémigos, y lo saben y hemos sabido. Otra cosa es que mires hacia otro lado y no aceptes que te hagan mirar de frente porque no están o hemos estado preparados para afrontarlo y tomar la decisión, cambiar ese chip.

A mi, personalmente, no me apetecía que de forma intencionada o no, me hicieran sentir como una tonta incapaz de decidir sobre esa adicción, Para mi no era ni es de débiles o con falta de autoestima el que no deja de fumar, simplemente se trata de una percepción mental y, como todos sabemos, lo relacionado con la mente es todo un mundo.... ¿sabes que hacía con esas personas que intentaban contradecir lo que yo decía respecto a este hábito? los evitaba, no compartía ratos ni charlas con ellos... y si me buscaban, les tenía preparadas evasivas o, directamente, malas contestaciones. Que a nadie nos gusta que nos digan lo que hacemos mal si no lo pedimos....

Yo optaría por exponer el camino a recorrer, las ventajas, entender y empatizar y acompañar si es necesario y así se requiere, pero no tratando de convencer de la estupiez de fumar.

 

Judith

Hacemos camino al andar

Jue, 09/12/2021 - 16:57

Muchos vamos diciendo que estamos hartos de matarnos en vida encendiendo cigarros y no sabemos cómo acabar con ello. Cuando te oyes a tí mismo decirlo, cuando te encuentras a tí mismo pensandolo tantas veces, cuando te arrepientes tantas veces de volver a empezar y terminar cada día sin poner solución, tienes que parar a escuchar, tu yo insconsciente te está avisando. Ha llegado la oportunidad para mirarse de frente y aceptar el reto. Parar y sincerase con uno mismo. Y eso vale para todo lo que de nuestras vidas no nos guste o nos esté haciendo daño

Si somos capaces de mantener ese diálogo interior, nuestras reflexiones serán tan claras que estaremos fuertes para enfrentar el cambio

Fuerza y sabiduría a todos

 

Jue, 09/12/2021 - 19:06

Es así Pippi, pero como dices, debe ser una conversación interna, un debate nuestro, una decisión unilateral. Ni necesitamos ni nos gusta que nos vengan de fuera a meternos el dedo en el ojo. Ya se lo estúpid@ que soy, pero me lo digo yo.

Judith

Hacemos camino al andar

Sáb, 18/12/2021 - 22:02

Judith y Pippi, tenéis toda la razón del mundo y os lo reconozco de manera humilde. Yo no soy nadie para decirle al mundo como ser mejor y mucho menos juzgar a nadie por mucho que lo merezca. 

Entiendo que la riqueza de un ser humano no viene de serie cuando nacemos y cuando algo chungo nos ocurre, nos guste o no, tarde o temprano, la vida nos lo planta en la cara sin vacilaciones y sin remilgos. Y es aquí donde aprendemos y crecemos o seguimos apostando por repetir malentendidos que acaban igual.

Yo no soy un ejemplo para nadie, pero ofrezco lo que aprendí porque resultó algo sorprendente y me ayudó, no solo para dejar de fumar, sino que  purgó mis ideas  y deseo compartirlo. ( Yo siempre pido permiso para hablar de ello y advierto que lo que van a escuchar de mis labios no suele agradar. Nunca suelto mi discurso, sin permiso del otro).

Claro está que, como bien decís,  a nadie le apetece escuchar algo que puede resultar ofensivo, pero creedme si os digo que otras personas, con los mismos razonamientos para todos, han sabido entender su contexto y lejos de sentirse incómodos conmigo, al contrario, he notado como se mostraban abiertos y alegres de que alguien les hable claro y les ofrezca una alternativa distinta de pensar. 

Mi vida ha sido muy dura, pero llena de cicatrices que me han enseñado que es cierto aquello de     "Ser feliz no es tener lo que quieras, sino querer lo que tienes" aunque comparto y comprendo que esto  puede ser invasivo, por muy lógico que suene: Cada cual madura a su ritmo.

Sin embargo me encanta ser útil, aún a riesgo de encontrar personas que no entienden la intención y se puedan molestar. Y comparto, de verdad con vosotras, que esto no puede ser algo impuesto, pero cuando hablo de ello, incluso en abstracto, sin personalizar a nadie, algunos de los que escuchan se sienten aludidos sin que yo me dirija directamente a ellos. Supongo que ahora se sienten "perseguidos" por una cultura que antes favorecía fumar, y cualquier tinte que exponga contra ello, por noble que sea, se intrepreta como algo personal.

Bueno, aquí hay personas que les gusta nuestra ayuda. Sigamos así.

Encantado por vuestras opiniones Pippi y Judith. Gracias por contestar y un saludo.

" Ave Cáncer, los que van a vivir te saludan"

 

Un grato saludo para todos/as.

Vie, 10/12/2021 - 10:57

Hola Antonio, cómo estás? Yo con muy poco tiempo. Aunque te parezca mentira, todavía luchando, obvio no como antes, desde ya! Pero en estas situaciones de estrés laboral siento ganas de fumar todavía... me río de ello, cómo es la mente! Es increíble!

En cuanto a tu planteo, a mi me ocurría que otros te hacían esa reflexión o parecida, y yo me enojaba cuando era joven. Luego esa idea pasaba por mi mente y la típica frase ya lo dejaré.....algún día lo dejaré.....

Lamentablemente por mas que te digan, por mas que veas gente con terribles enfermedades a causa del tabaco, la decisión tiene que salir de lo más profundo de nuestro ser. 
Ademas insisto, cada persona es una experiencia, en mi caso costo demasiado y cuesta todavía. A veces me enojo... cuando terminará esto... cuando dejaré de pensar 

En fin.... la mente es asombrosa y no conocemos muy bien su funcionamiento, tenemos idea.

Exitos a todos y a seguir compartiendo experiencias, no para desalentar, sino todo lo contrario 

Vie, 10/12/2021 - 17:27

Claro que sí , Susana. En el fondo somos unos idealistas que queremos y creemos,que la mente también puede aprender de sí misma, si toca los hilos correctos. Muchos /as se resisten a los cambios, más por ignorancia, que por vanidad. Más por pereza, que por integrismo. Porque a todo el mundo le gusta lo bueno, pero si esto fuese tan claro de entender, no tendría sentido que la mayoría social estuviese tan ciega. Por tanto lo bueno se consigue con ánimo de prosperar, con ánimo optimista, no con un estancamiento moral o con un " yo soy así y punto". La hipocresía humana proviene de la inmadurez de no aceptar la realidad y por tanto, preferimos fingir ante nuestra ignorancia, que ser honestos y reconocer que estamos perdidos, cuando no sabemos ser. Pero no me refiero a una postura ante el resto. Uno mismo se siente violento cuando no acepta algo por muy evidente que sea, pero no se escandaliza  ¿Porqué? Pues porque los juicios ajenos son mas importantes que los propios. Y esto es así porque no damos importancia a los propios, cuando en el fondo, los que realmente debemos cuestionar son estos. La gente habla mucho de cosas que desconoce, pero sin embargo, esos juicios nos afectan mucho más porque vivimos en la hipocresía de la apariencia. ¿Me equivoco?

Dile a un fumador que corre riesgo severo de enfermar y como está acostumbrado a frivolizar con ello, pues incluso, lo negará. Pero cuando le haces comprender que encender un cigarro es hacer el bobo, se ofende. Se preocupa más por mi comentario y su evidencia, que por el perjuicio a su salud. ¿Que tiene más importancia? ¿ Acaso mi comentario va a sacarlo de enfermar con su enojo?...... NO. Por esto hablo de inmadurez. Hay que ser maduro/a para rendirte a la evidencia y que la mente se abra, más a la solución, que a la apariencia.

Pero bueno, aquí, quien tenga problemas, que siga igual, si es feliz con ellos. Mientras haya personas así, habrá injusticias estúpidas.

La vanidad y el orgullo son cosas distintas. Si te sientes orgulloso de ser un estúpido, ambos morirán en la mano de la mediocridad.

Un abrazo y felices fiestas Susana.

 

Un grato saludo para todos/as.

Mar, 14/12/2021 - 08:47

Buenos días luchadores/as. Es genial para mí, saber que seguís luchando, a pesar de lo duro que pueda resultaros ir contra viento y marea. 
Es una satisfacción muy especial y personal porque odio al tabaco y a todo lo que representa, y saber que estáis ahí, intentando buscar apoyo para conseguirlo, es toda una odisea en mi vida para deciros que, si vosotros reaccionais para dejarlo, me motivais para que mi reacción sea cada vez más solidaria hacia vosotros. 
Todos los que me leéis, GRACIAS y que sepais que el motivo de este foro SOIS VOSOTROS y que estoy super-encantando  de seros útil.
Por lo demas, os sigo ofreciendo reflexiones de conciencia. 
Sé que el tabaco tiene más de manía compulsiva que de reclamo físico. Lo sé yo y seguro que vosotros también lo sabéis.
De hecho, aunque la nicotina no siga pidiendo su dosis, (tras una semana sin fumar, porque la hemos eliminado), nuestro inconsciente nos sigue pidiendo guerra y cuesta calmarlo, incluso en meses de abstinencia.
Me he referido a una manía compulsiva.
¿Como llamarlo sino? : Antes, cuando estábamos nerviosos, fumabamos para calmarnos. ¿Resultado?: Nos poníamos más nerviosos, aunque nos invadiese el sopor que crea la nicotina. Con lo cual la calma era más un artificio asociado, mas parecido a castigarnos, por lo desagradable o aburrido de nuestras vivencias.
¿Como llamarlo sino?: Antes, cuando teníamos un momento de paz, de alegría, de celebración, tras las comidas, las copas, las buenas noticias "Nos premiabamos" con un pitillo y le agradecíamos su compañía: Asociabamos todos nuestros placeres celebrándolos con fumar.
Pero tanto bueno y malo junto al tabaco, no solo crea la dependencia física que todos conocemos: También genera una sociedad, tabaco/fumador, psíquica y emocional.
La reflexión que deseo dejar hoy, es que: 
- Cualquier vivencia que teníamos, nos orientaba unica y exclusivamente a fumar y por tanto, a hacernos daño, (fuera la circunstancia que fuese, buena o mala). 
- Asumir al tabaco como un socio de conducta, es una careta sintética creada y pensada para cegar la mentalidad del fumador y provocar el secuestro de su cuerpo y su mente. (Hasta tal punto, que el propio fumador defiende su secuestro.)
- Dejar de fumar es todo un reto, (no solo por matar la nicotina y su carácter repetitivo,) sino todo un reto hacia un cambio de conducta, más saludable y  más consciente de los peligros de actuar contra uno mismo. 
- Los fumadores no son conscientes del revulsivo que supone darnos cuenta de esto, pues lejos de abrir su sentido común, lo ven como un asalto a su intimidad. (Esto se sostiene única y exclusivamente, por miedo a enfrentarse al mono). Mono, que de otra parte es, en apariencia, más temible, que en la realidad. 

Esto nos dice que exageramos o banalizamos, cuando no queremos hacer algo. 
Pero hay tantas cosas (Ajenas al tabaco) que no deseamos hacer en nuestra vida, que al final ya no distinguimos con claridad, que es el hábito y qué la pereza.
Al final, seguir fumando, es una parte más, de una comodidad tóxica que hemos desarrollado de forma general.
Por tanto debemos tener clarísimo que dejar de fumar es también enfrentarnos a nuestra pereza: Esa que arrastramos desde siempre.
Por tanto, es lógico que nos invada el  orgullo cuando conseguimos dejarlo: Hemos reformado, a su vez, nuestras ganas  de luchar con resultados óptimos a la vista.
Esto, queridos tertulianos, se llama valor y auto-estima, pues para desintoxicar nuestro cuerpo, también es necesario hacerlo con nuestra mente.
" Ave cáncer, los que van vivir te saludan"

Un grato saludo para todos/as.

Sáb, 25/12/2021 - 14:27

(Extraído de " Mi historia tabaquil").

Buenos días luchadores/as y felices fiestas a todos.
Siento una actitud paternal hacia las personas que desean dejar de fumar y no lo  tienen claro. Pedir ayuda en este foro es una gran idea y demuestran la humildad debida al reconocer su problema, cosa que elogio por razones obvias: Reconocer que tienes un problema es lo correcto para empezar a luchar contra ello, porque si lo ignoras....no hay nada contra lo que luchar.
Aquí el temor a enfrentarte con la ansiedad es la máxima prioridad a comprender, de una manera que invite a tomar carrerilla y saltar: No saltas hacia un vacío vertiginoso. No saltas hacia una tortura insoportable. No saltas hacia un vacío que extirpa algo atractivo de ti. SALTAS HACIA UNA ACTITUD QUE TE PERMITE "DOMESTICAR" TUS DESEOS HACIA UN FUTURO SIN HUMO. Esto requiere crearte la costumbre de NO FLAQUEAR por muy insistente que sea tu reclamo físico. Cada BASTA y renuncia a no fumar, te crea una victoria que se hace cada vez mayor. La nostalgia es una trampa que se va haciendo menos sólida a cada ¡¡ NO!! que te impones. Y cada uno de esos ¡¡ NO!! va sumando VALOR y FÉ en conseguirlo. 
Cuando escucho que hay que "querer" dejarlo, para iniciar este proceso, no puedo evitar poner el dedo en la llaga : ¿Desde cuándo alguien, que no cree en sí mismo, toma una decisión así?
No es de extrañar entonces que ese criterio cambie cuando surge un problema derivado de fumar: Aquí ya no cuentan las interpretaciones: O haces caso al médico y lo dejas sin más remedio, o ya sabes a lo que te arriesgas. Aún así hay personas que, conociendo los riesgos y teniendo ya síntomas alarmantes, niegan el problema y lo achacan a un simple resfriado, aunque tosan como posesos. 
Pero vuelvo a insistir, dudar de uno mismo es el verdadero problema, ante algo que, o te obligas a dejarlo, o te augura un futuro de enfermedades que no tendrán razón de ser. 
" Ave cáncer, los que van a vivir te saludan".

Un grato saludo para todos/as.

Mar, 28/12/2021 - 22:25

Buenos días luchadores y gladiadoras. Un placer como siempre dirigirme a todos para daros la murga jajajaja.

Hoy voy a tocar un tema de los que escuecen aunque solo deseo que me intérpretéis bien. 
No puedo dar una solución mágica a todos los problemas de la humanidad pero me atrevo a cuestionar con razones. Y si alguien desea debatir conmigo, nada me complacería más.
Vivimos una realidad donde nos sentimos solos aunque estemos rodeados de personas. Y es curioso que, quien se siente acompañado, sea por el afecto ajeno. Es lógico, somos seres sociales. ¿ Pero, esto es realmente así?
Si fuéramos tan sociales ¿ Porque nos estamos cargando el planeta que nos da la vida? Al igual que se siente solo alguien que se rodea de gente, que no le aporta nada en su vida, nuestro planeta se rodea de millones de cuerpos que tampoco aportan nada a su razón de ser, pero esto no le impide seguir generando vida.
Nuestro planeta, al igual que nuestro cuerpo, es el único sitio donde podemos estar agusto. Y sin embargo, nos cargamos nuestro planeta, al igual que nuestro cuerpo cuando fumamos. 
Millones de cuerpos flotantes no aportan nada a nuestro planeta ni a nuestra existencia  y ¿Qué hacemos con ello? Fastidiarlo a él y a nosotros mismos.
Nuestro planeta en sí mismo es valioso, (al margen del universo), porque tiene millones de motivos útiles (la vida) que sustentar.
Pero parece que el ser humano no quiere colaborar, ni en ese valor ni en el propio.
Estamos fastidiando a sabiendas, nuestro aire, comida y agua y no contentos con esto, tampoco nos importa nuestra salud.
¿CÓMO PODEMOS JUSTIFICAR TANTA ESTUPIDEZ?
Dejar de fumar es comenzar un cambio.
El nuestro. Y cuando nuestro respeto nos importe, quizá empecemos a darnos cuenta  del enorme valor que tiene la vida.
Nuestro cuerpo es como nuestro planeta: Es el mejor sitio para vivir dentro.
Si el resto de cuanto nos rodea no nos aporta nada útil, aportemos nosotros al resto y seremos dignos de nuestra vida.
Es.....un comienzo.
" Ave cáncer, los que van a vivir te saludan".

Un grato saludo para todos/as.

Mar, 28/12/2021 - 10:44

Muy buen ejemplo del cuidado a nosotros mismos ya que es lo que tenemos de por vida y nuestra obligación es cuidarlo lo mejor posible,pero es cierto que debemos empezar por respetarnos y eso es algo que a muchos nos cuesta entenderlo,sobretodo cuando somos jóvenes que creemos que somos una especie de dioses inmortales y que maltratándonos con sustancias tóxicas no va a pasarnos factura,en fin,si volviese a nacer sabría muy bien como cuidarme!! ainssss que pena que no he tenido esa sabiduría y esas ideas tan claras que tanto hacen falta para no elegir un camino equivocado.Aunque más vale tarde que nunca!! 

Un saludito y mucha salud!!

Cuando uno quiere,puede.El resto son excusas....