Poder, podemos. Deber, debemos. Pero..........¿ Queremos???

Jue, 26/08/2021 - 21:21

Buenos días luchadores/as. Mi escrito de hoy no va dirigido exclusivamente a dejar de fumar, aunque guarda una gran relación con el tabaco.
Ya dejé constancia en este foro de que, además de crearnos una adicción, fumar es una consecuencia.  
Resulta incómodo tener que bajar por la escalera espiral hacia nuestros adentros, para entender cuál es el origen de una elección insana, aún a sabiendas de que lo es. Y es así de incómodo porque esta reflexión toca nuestro amor propio.
Nuestro "yo" está en constante diálogo interno con el entorno que vivimos a diario. Este diálogo interno lo expresamos a través de  emociones, pensamientos, deseos, nostalgias, etc. A veces la realidad coincide con nuestras metas y estamos satisfechos, pero la gran mayoría de las veces, somos nosotros quiénes tenemos que actuar para conseguirlas. Y esto casi nunca es fácil.
Podemos entender nuestros errores como una lección que estaba pendiente en nuestras vidas o, por el contrario, mortificarnos con reproches por nuestra torpeza y no asumir que nadie, por sabio que sea, nace enseñado. La baja tolerancia a los errores viene precisamente por una falta de amor propio. Cuando nos reprochamos los fallos propios, nos estamos exigiendo una eficacia que no estaba a nuestro alcance. Si nuestra pareja cometiera un error y en lugar de disculparla y quitarle dramatismo, la crucificamos, quedaría clarísimo que no la amamos: La confianza en ella es la mejor cómplice y la aceptamos como és:  Esto se demuestra ayudándola en momentos de apuro. Lo contrario merece repudio. De hecho, los reproches siempre mataran una relación de afecto. Y la palabra ABUSO  merece la misma consideración. Da igual abusar de la confianza, de la generosidad, de una buena salud. Al final, una relación basada en el abuso hacia algo o alguien, solo acaba en tragedia. Tenemos el poder de decidir como queremos vivir nuestra vida. Podemos ser diferentes o indiferentes.
Es de ilusos pensar que los demás son bobos y no se dan cuenta de cualquier acto mezquino. También lo es abusar de nuestra salud y creer que esto se puede mantener en el tiempo sin que nuestro cuerpo nos rinda cuentas.   ¿Queremos dejar de ser ilusos?
¿Queremos querernos? Poder, podemos. Deber, debemos pero .......¿Queremos?
Si no nos tenemos ningún respeto porque no nos importa nuestra salud, si no nos cuidamos porque odiamos nuestra vida, si solo renegamos de todo y no luchamos por cambiarlo..¿En que se basa nuestro ejemplo, nuestro amor propio? Todo el mundo quiere ser triunfador pero solo aprendemos cuando  algo duele o lo perdemos. El ser humano elige CÓMO quiere ser. Si alguien se siente desdichado se tendría que preguntar cuánto participan las circunstancias en ello y cuánta responsabilidad propia es ausente.
Anclarse en ideas y conceptos que llevan a la depresión solo obedece a la falta de aceptación de uno mismo y la tristeza que se siente es merecida ante la falta de lucha y de amor propio. No lo digo yo: El setenta por ciento de la población de las grandes ciudades está deprimida, precisamente por anclarse en una comodidad nihilista, en lugar de tener una visión de futuro basada en la creatividad y la lucha. Un mundo mejor es imposible sin una ciudadanía capaz de generar ideas empáticas. Un mundo mejor es imposible con indiferencia y abuso. Pero sobretodo, es imposible tal cambio sin que despierte el amor propio de cada uno de nosotros porque, si no nos queremos a nosotros mismos ¿ Cómo nos va a preocupar curar a una sociedad enferma?
Esto no es un idealismo. No es una utopía.
Ser alguien diferente exige pruebas. Ser realmente único debe ser motivo de satisfacción, no de rareza. Tengo algún conocido que se ducha una vez a la semana. Cuando le digo que yo me ducho a diario y sin excepcion, resulta que el raro y el tiquismikis soy yo. ¿Que rasero de miseria se acepta como normal, ante la falta de amor propio? Yo no deseo ser un ejemplo a seguir. Bastante tengo ya con mantener mi criterio a contracorriente de tanta comodidad y pereza  estúpidas. Sin embargo yo estoy agusto con mi forma de pensar y mi equilibrio se basa en mi amor propio. Allá cada cual, pero el movimiento se demuestra andando. Y yo puedo correr, mientras veo al resto arrastrar su hastío, como almas en pena, que solo desean huir a base de meter cualquier mierda en su cuerpo, para evitar una realidad digna. ¿El mejor ejemplo? Nuestra mejor voluntad. Porque aunque nos equivoquemos, hay que actuar. ¿Poder?, podemos. ¿Deber?, debemos pero.......¿Nos queremos?

Jue, 09/09/2021 - 20:17

Poder,podemos,deber,debemos y los que dejamos de fumar nos queremos!!!! ouuyeeaaahhhh

Un saludito Antonio!

Cuando uno quiere,puede.El resto son excusas....

Vie, 10/09/2021 - 16:06

Hola Valkiria. Otra saludo para tí y que cunda nuestro ejemplo. 

Un grato saludo para todos/as.

Lun, 20/09/2021 - 18:01

No recordar el último solo se consigue no queriendo encender el siguiente aunque puedas. Mantener este deseo es quererse mucho y se reconoce en tu autoestima. Siempre hay que informarte pero sin que sea una adicción. 

Un abrazo y más salud

Hoy no fumo, mañana no lo sé. 

 

 

 

 

Disfrutar de otro día, gracias