¿ Te sirve mi ejemplo?

Vie, 20/08/2021 - 10:15

Buenos días Luchadores/as. Hoy voy a dirigirme a los fumadores que desean dejar de fumar, pero están indecisos.

“Hola fumador/a, ¿Cómo estás?                                Te preguntarás cómo, un tipo como yo, sin ningún título académico, se atreve a ser un guía sobre algo, que muchos profesionales no acaban de conseguir en sus pacientes: Ayuda para dejar de fumar.                                                                      Pero te invito a que leas este escrito hasta el final y luego decidas si has perdido el tiempo o no. No te voy a vender humo. NO te voy a vender un sermón. No te voy a vender una cura milagrosa. Tan solo te voy a regalar MI EJEMPLO. Yo dejé de fumar hace más de treinta años (Después de haber fumado otros veinte), una cajetilla diaria de ducados. ¿Cómo lo hice? Bueno deseo que olvides el refrán recurrente de “Consejos vendo, pero para mí no tengo”……….porque todo este relato se basa en mi ejemplo  y en lo que aportó a mi vida. Te aseguro que lo que vas a leer es real. Cuando me planteé dejarlo, (con más miedo e incertidumbre que otra cosa, como supongo que te ocurre a ti) me di cuenta de que mi enfoque no era el correcto: “Si tengo miedo, si dudo de mí, si no creo que lo logre, si me devora la ansiedad, si voy a sufrir mucho tiempo para dejarlo…….No creo que sea capaz de hacerlo”……….. Analiza esto y descubrirás que lo único que hago es QUITARME VALOR.             Ahora bien, entre dejar de fumar o no, hay una diferencia: Si sigo fumando, me sigo quitando valor. Si lo dejo es porque estoy APRENDIENDO A VALORARME.         ¿Cómo aprendí a valorarme?....¡ Cambiando el enfoque! : “Sé que tengo miedo pero debo enfrentarme a él. Si me enfrento a él no puedo dudar. Lo lograré porque soy valiente y valioso. Sé que voy a sufrir, pero prefiero eso ahora que correr el riesgo de provocarme un cáncer”. Cuando asumí que debía cambiar una conducta compulsiva con años de práctica, sabía que no iba a ser nada fácil hacerlo de la noche a la mañana y menos si el mono también me iba a fastidiar. Se me ocurrió una idea: Escribir en un cuadernito frases para darme valor. Y me dí cuenta de que dejar de fumar no era sólo corregir un mal hábito, ¡¡ERA UNA PRUEBA BRUTAL QUE LA VIDA ME ESTABA PONIENDO!! ….descubrí que, además de desintoxicar mi cuerpo, estaba reequilibrando mi mente. Lo pasé mal siete días con el mono, pero al segundo día ya empecé a escribir. También descubrí que mi motivación estaba centrada en aprender a reflexionar. Y con ello aprendí a conocerme mejor a mí mismo. ¿Puedo escoger entre ser diferente o indiferente? Tenemos todo el derecho del mundo a ser como nos dé la gana, pero si hasta entonces la indiferencia me hizo ser mediocre, la diferencia me convertía en alguien  valioso. Y no me refiero ante los demás, sino valioso ante mí mismo. La gente es única de forma individual pero la mayoría se conforma con ser mediocre.   Y entre pensar “Puedo” o “No puedo” hay enormes diferencias: TENGO PODER o no lo tengo. SOY HÉROE o víctima. ME VALORO o me siento insignificante, indiferente con mi vida. Y entonces se me ocurrió la frase “El conocimiento bien dirigido acaba con cualquier miedo”. Si tienes “michelines” y deseas quitártelos, hay clínicas donde una operación de liposucción y un buen cirujano, te los corrige en un par de horas. Sabes que el post-operatorio va a ser doloroso, los puntos son externos e internos y la grasa que extraen te va a tener un par de meses bastante fastidiado. Sabes que te vas a tener que armar de paciencia, pero luego vas a lucir un vientre plano y te van a admirar por ello. Cuando contratas este tipo de intervenciones sólo piensas en el final, (que es el que realmente te hace ilusión), pero a sabiendas de todos los inconvenientes, los aceptas. Sabes que después del sufrimiento y del miedo a la operación, el resultado es valioso y te sentirás muy bien. Así pues, cuando sabes, no temes. Con el tabaco pasa igual. Sabes que va a ser irritante, incómodo, lo echarás de menos, te invadirán tentaciones de recaer a menudo y creerás que la ansiedad te va a tener así el resto de tu vida: Esto no es cierto. Pero céntrate en el final. Céntrate en que, no sólo estás dejando de fumar, estás aprendiendo a vivir de nuevo, desde el valor. Valórate a ti mismo con “un par”. Siempre has sido valioso/a pero nunca te lo has dicho a ti mismo. Eres una persona magnífica pero nunca te has demostrado a ti mismo que lo eres. Dejar de fumar es una prueba de dignidad. Tú puedes ser mediocre o ser valioso. Pero esa diferencia la marcas sólo TÚ. Este cambio de enfoque es evidente: Dejas de fumar y comienzas a amarte, a respetarte, a encontrarte mucho mejor  y a ahorrar, dejas de ser un esclavo engañado, dejas de mantener una estafa que envenena a sus clientes y te das cuenta como, con un poco de disciplina, tesón y paciencia, los días sin humo van pasando y te sientes un héroe. Siempre lo fuiste pero ahora lo sabes. Esto me ocurrió a mí y desde entonces mi vida ya no tiene pereza, ya no demoro tanto las cosas que sé que tengo que hacer, porque cuanto más lo demoras, más grande es la lupa. Ahora puedo hablarte como te hablo con mi ejemplo. Pregúntale a cualquiera que lo dejó hace más de dos años si se arrepiente de haberlo dejado: Ni uno solo te dirá que no. ¿Porqué? Pues porque dejar de fumar solo tiene beneficios ¿Qué pierdes dejando de fumar? Nada. No pierdes nada. Pero además, te ayuda a conocerte mejor, a ser más disciplinado, a ser emprendedor (Si dejas de fumar, te demuestras que puedes hacer cualquier cosa), a confiar más en ti y a ser más comprometido y menos miedoso,  a marcar la diferencia con tu salud, porque…Si tu no defiendes tu propia vida ¿Quién lo va a hacer por ti? NADIE. La pereza solo fabrica excusas. El valor siempre te enorgullece. Eres lo que quieres ser: ¡¡Mediocre o Valioso!! ....A mí, sentirme válido y valioso me ha cambiado la vida. ¿Te sirve mi ejemplo? (Hacedme preguntas por aquí si os apetece) ¿Te ha resultado amena la lectura?  Te invito a que leas el resto de mis comentarios en este foro que son amplios y te animan. Ojala te hayan servido como a mí. Un cordial saludo fumadores/as.

Vie, 20/08/2021 - 14:27

Buenasssss.

Hola Antonio, la respuesta es si. Y me encanta leerte.

Espero con ansias mas. Y recomendaciones. Son muy útiles. Esto se lo leeré a mi madre. Gracias 

y pienso cómo puede ser que personas de diferentes partes del mundo, distintas personalidades, vida, edad, épocas vos hablas 1987, yo era chica en ese entonces y además estaba muy de moda fumar, era muy común. Increíble que nos sucedan cosas similares, y tengamos pensamientos que parecieran los mismos! 

Gracias! No mejor que la experiencia propia y ajena. Es la vida misma

Saludos

Dom, 22/08/2021 - 17:12

Buenas tardes luchadores/as. Ánimo y no decaigais: Hay mucho en juego en vuestro favor. 
Susana, los seres humanos estamos hechos fisiológicamente igual. De hecho todos respiramos lo mismo y con los mismos órganos. Comemos y bebemos igual. Nuestras necesidades básicas son idénticas pues nuestro cuerpo no hace distinciones culturales. Sin embargo nuestro cerebro se basa en dos principios universales básicos: Nos agrada lo placentero y rechazamos lo doloroso o desagradable. Lo que nos gusta lo repetiremos. Lo que nos disgusta lo evitaremos. Nuestras necesidades básicas son todas agradables. Disfrutamos comiendo, bebiendo, respirando, durmiendo y practicando sexo. Pero mucha gente se aburre de todo esto y busca emociones más fuertes para combatir su aburrimiento. (Fijate que, con lo que cuesta un gramo de cocaína, podría comer toda una  familia una semana). Lo que sí es muy común, (culturalmente hablando), es la estupidez humana. Como dijo.una vez Albert Einstein" El universo es infinito, la estupidez Humana, también....de lo primero no estoy muy seguro....de lo segundo, sí". Yo no disfruto sabiendo esto. Tampoco disfruto sabiendo que el filtro de una colilla contamina 50 litros de agua. Teniendo en cuenta que, según las estadísticas recientes, se arrojan al suelo, más de siete BILLONES de colillas al año y que la lluvia las arrastra a los desagües, estos a los ríos y estos al mar, resulta que nuestros hermosos océanos son ceniceros y  ayudamos a que nuestros peces tambien fumen. Tampoco disfruto sabiendo que el 50 % de los incendios forestales los provoca una colilla sin apagar. Yo solo disfruto sabiendo que tú, Susana y otros como nosotros, se han pasado al bando del sentido común, seamos del lugar que seamos. Ten bien presente, y esto  lo puedes decir bien alto, que, por muy estúpidos, codiciosos o indeseables que sean algunas personas, hay algo con lo que nadie puede negociar: ¡La naturaleza¡. Y si no la respetamos, pagaremos precios muy altos. Esto también sirve de pellejo para adentro. Un saludo y feliz domingo. 

Un grato saludo para todos/as.